Indexación laboral procede cuando no hay sanción moratoria

La indexación de los créditos o pagos laborales no cubiertos oportunamente por el empleador procede cuando no hay lugar a la sanción moratoria de que trata el artículo 65 del código sustantivo del trabajo.

La sala laboral de la Corte suprema de justicia en múltiples sentencias ha establecido que la indexación laboral o corrección monetaria a los créditos laborales procede sólo si la ley no ha considerado otro mecanismo de compensación de los perjuicios ocasionados por la mora en el pago por parte del empleador, como puede ser el caso de los salarios caídos o sanción moratoria  establecida en el artículo 65 del código sustantivo del trabajo.

Para la corte es incompatible la indexación con la sanción moratoria, y como esta última no siempre es aplicable, sino cuando se comprueba la mala fe del empleador, entonces se podría aplicar la segunda como medida de compensación por la pérdida que sufre el trabajador como consecuencia al pago retardado de los dineros a que tiene derecho.

Por ejemplo, en una de las primeras sentencias que fijó esta línea jurisprudencial (4645 del 20 de mayo de 1992), la sala laboral dijo que “Es oportuno reiterar que cuando no sea pertinente en una sentencia la condena de indemnización moratoria por el no pago oportuno de prestaciones sociales, por cuanto no se trata de una indemnización de aplicación automática, es viable aplicar entonces la indexación o corrección monetaria en relación con aquellas prestaciones que no tengan otro tipo de compensación de perjuicios por la mora o que no reciban reajuste en relación con el costo de vida”.

Es evidente que si al trabajador no se le paga oportunamente los valores a que tiene derecho, se genera un perjuicio que debe ser resarcido de alguna forma, ya sea mediante una sanción moratoria, o por lo menos una actualización al valor real del dinero al momento del pago definitivo.

Vale precisar que hay una diferencia conceptual importante entre la sanción moratoria y la indexación o corrección monetaria, por cuanto la primera, como su nombre lo indica, es eso, una sanción, una penalización al empleador  que paga oportunamente, en tanto la segunda, es simplemente una actualización del valor nominal de la deuda, pues esta ha perdido valor por cuenta del incremento de la inflación.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

2 Opiniones
  1. LUIS ALFREDO PINEDA PINEDA dice:

    Con el debido respeto y sin desconocer el sentido de las decisiones jurisprudenciales, debo disentir del contenido de la posición de la Corte Suprema de Justicia Sala de Casación Laboral en cuanto a que "indexacion laboral procede "solamente cuando no hay sanción moratoria" por las siguientes lógicas y breves razones de orden jurídico:

    Cuando se habla de Inexacion de valores expresados en moneda nacional, que deba pagarse a su acreedor laboral por parte de sus empleadores llamase servidores públicos, oficiales o privados, tal factor si bien la misma jurisprudencia de laboral privado lo ha venido aplicando bajo los principios de justicia y equidad, a la par que en laboral publico y en las demás condenas no laborales ( reparación directa etc.), el factor Indexación se halla establecido legalmente, su sentido o razón de ser en todos los eventos litigiosos y aun no litigiosos (conciliatorios extraproceso), no es otra cosa diferente que la actualización del factor económico a reconocer en favor de su acreedor o titular, dado el factor inflacionario que afecta aquellas sumas de dinero a reconocer durante el periodo de tiempo en que se desarrolla el litigio, y a partir de cuando el derecho se hizo exigible, hasta cuando el pago se realice por el obligado a su acreedor laboral o de otra índole, en términos de las fluctuaciones del IPC. certificado por el DANE.

    La sanción moratoria o intereses de mora, constituyen un factor que tiene diferentes finalidades a la indexación, las que se hacen consistir en el restablecimiento, ya no de la actualización del peso,o valores a pagar, sino del resarcimiento de las rentas dejadas de percibir por parte del titular sobre unos derechos salariales, prestacionales o pensionales, que en todo caso son de naturaleza patrimonial y como tales, cuando no ingresan en su oportunidad al patrimonio económico de su titular, le causan un perjuicio de tal naturaleza, respecto al cual el deudor incumplido en su pago está en la obligación de resarcir a su acreedor, en este caso a titulo de indemnización moratoria a las tasas vigentes durante el lapso de la mora certificadas por la Superintendencia Financiera de Colombia y Liquidados en términos del art. 884 del Código de Comercio tal como fue modificado por el art. 111 de la ley 510 de 1999.

    El factor de la indemnización moratoria, guarda una correlación con las obligaciones interpartes, sin que en este evento deban excluirse los empleadores, llamase estatales o particulares,más aun en cuanto a que tratándose de obligaciones laborales a cargo del Estado, por el hecho de ser tal, no está excluido del cabal cumplimiento de aquellas , ni por lo tanto de incurrir en mora frente a las mismas y para con sus acreedores, con énfasis en la prevalencia de las obligaciones laborales.

    Resulta imperiosa importancia resaltar que cuando el administrado, falla en el pago de obligaciones en favor de entes estatales, estos ni perdonan ni rebajan los intereses moratorios, que entre otras cosas sus tasas son especiales y más altas que los intereses comerciales corrientes (véase el Estatuto Tributario entre otras normas), téngase en cuenta además que este tipo de interés es sancionatorio razón por la cual, por lógica razón, y en fundamento al derecho a la igualdad, al particular o al administrado, no le es dado perdonar este tipo de sanción moratoria al Estado en su condición de deudor de a creencias laborales,o de otro tipo.

    Los razonamientos anteriores, son más que suficientes, para entender el por que la Corte Suprema de Justicia en Sala de Casación Laboral, no tiene razón en su postura en el sentido de que "Indexación laboral solo procede cuando no hay sanción moratoria" en cuanto se trata de factores diferentes, establecidos bajo disposiciones legales diferentes, por supuesto con finalidades diferentes, lo que impone afirmar que no son excluyentes entre si, sino que coexisten y por ende resultan de imperiosa aplicación, sin que llegue a confundirse o mezclarse el tema con el contenido del art. 65 del C.S.T., sanción brazos ciados durante los primeros 24 meses e intereses mora torios, a partir del mes 25,pues estas son indemnizaciones por despido injusto, claramente contempladas en la ley.

    En resumen debe afirmarse que la jurisprudencia de las altas Cortes, a partir de la Corte Suprema de Justicia, está profundamente equivocada en temas como los aquí tratados, extensivos al contenido del art. 141 de la Ley 100 de 1993, posiciones jurisprudenciales que no obstante su obligatoriedad, resulta inaplicables por vía de excepción de inconstitucionalidad, por ser altamente contrarias a clarisimos preceptos de orden Superior, pues la facultad de intepretación de los mandatos de tal orden y de legalidad,han rebasado aquellas facultades.

    De esta manera quedan corregidos algunos yerros de digitación de este mismo articulo ya publicado en precedencia.

  2. LUIS ALFREDO PINEDA PINEDA dice:

    Con el debido respeto y sin desconocer el sentido de las decisiones jurisprudenciales, debo disentir del contenido de la posición de la Corte Suprema de Justicia Sala de Casación Laboral en cuanto a que "indexacion laboral procede "solamente cuando no hay sanción moratoria" por las siguientes lógicas y breves razones de orden jurídico:

    Cuando se habla de Inexacion de valores expresados en moneda nacional, que deba pagarse a su acreedor laboral por parte de sus empleadores llamase servidores públicos, oficiales o privados, tal factor si bien la misma jurisprudencia de laboral privado lo ha venido aplicando bajo los principios de justicia y equidad, a la par que en laboral publico y en las demás condenas no laborales ( reparación directa etc.), el factor Indexación se halla establecido legalmente, su sentido o razón de ser en todos los eventos litigiosos y aun no litigiosos (conciliatorios extraproceso), no es otra cosa diferente que la actualización del factor económico a reconocer en favor de su acreedor o titular, dado el factor inflacionario que afecta aquellas sumas de dinero a reconocer durante el periodo de tiempo en que se desarrolla el litigio, y a partir de cuando el derecho se hizo exigible, hasta cuando el pago se realice por el obligado a su acreedor laboral o de otra índole, en términos de las fluctuaciones del IPC. certificado por el DANE. La sanción moratoria o intereses de mora, constituyen un factor que tiene diferentes finalidades a la indexación, las que se hacen consistir en el restablecimiento, ya no de la actualización del peso,o valores a pagar, sino del resarcimiento de las rentas dejadas de percibir por parte del titular de unos derechos salariales, prestacionales o pensionales, que en todo caso son de naturaleza patrimonial y como tales, cuando no ingresan en su oportunidad al patrimonio económico su titular, le causan un perjuicio de tal naturaleza, el cual el deudor incumplido en su pago está en la obligación de resarcir a su acreedor, en este caso a titulo de indemnización moratoria a las tasas vigentes durante el lapso de la mora certificadas por la Superintendencia Financiera de Colombia y Liquidados en términos del art. 884 del Código de Comercio tal como fue modificado por el art. 111 de la ley 510 de 1999. El factor de la indemnización moratoria, guarda una correlación con las obligaciones interpartes, sin que en este evento deban excluirse los empleadores, llamase estatales o particulares,más aun en cuanto a que tratándose de obligaciones laborales a cargo del Estado, por el hecho de ser tal, no está excluido del cabal cumplimiento de sus obligaciones, ni por lo tanto de incurrir en mora frente a las mismas y para con sus acreedores, con énfasis en la prevalencia de las obligaciones laborales. Cuando el administrado, falla en el pago de obligaciones en favor de entes estatales, estos ni perdonan ni rebajan los intereses moratorios, que entre otras cosas sus tasas son especiales y más altas que los intereses comerciales corrientes (véase el Estatuto Tributario entre otras normas), téngase en cuenta además que este tipo de interés es sancionatorio razón por la cual, al particular o al administrado, por lógica razón, no l es dado perdonar este tipo de sanción moratoria al Estado en su condición de deudor de a creencias laborales,o de otro tipo a sus administrados, como de relaciones contractuales de otra índole. Sobre este ultimo tema hay suficiente jurisprudencia de la Corte Constitucional.

    Los razonamientos anteriores, son más que suficientes, para entender el por que la Corte Suprema de Justicia en Sala de Casación Laboral, no tiene razón en su postura en el sentido de que "Indexación laboral solo procede cuando no hay sanción moratoria" en cuanto se trata de factores diferentes, establecidos bajo disposiciones legales diferentes, por supuesto con finalidades diferentes, lo que impone afirmar que no son excluyentes entre si, sino que coexisten y por ende resultan de imperiosa aplicación, sin que llegue a confundirse o mezclarse el tema con el contenido del art. 65 del C.S.T., sanción brazos ciados durante los primeros 24 meses e intereses mora torios, a partir del mes 25,pues estas son indemnizaciones por despido injusto.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.