Ingresos no constitutivos de salario y acuerdos contractuales

Inicio » Derecho laboral. » (07 / 02 / 2012 )

Una forma de aliviar la carga laboral-prestacional, o una forma de disminuir el pago a seguridad social y parafiscales, es la utilización de la muy conocida figura de los pagos no constitutivos de salario, los cuales generalmente se pactan en el contrato de trabajo.

El artículo 128 del código sustantivo del trabajo permite que ciertos pagos sea pactados, acordados o considerados como no constitutivos de salario, y al no serlo, no entran a formar parte de la base para los aportes a los diferentes conceptos adicionales que derivan de una relación laboral, como son las prestaciones sociales, los aportes a salud, pensión, riesgos profesionales y los denominados aportes parafiscales.

Sin embargo, esta figura ha sido usada y abusada a tal punto que no sólo el sistema de seguridad social resulta afectado, sino el propio trabajador que ve seriamente disminuido su componente prestacional, hasta hacerlo irrisorio frente a sus ingresos mensuales.

Pero es de tener claro que el abusar de esta figura puede tener consecuencia para el empleador que abusa de ella, puesto que de poco sirve lo que hayan acordado en el contrato de trabajo, si en la realidad no se cumplen los presupuestos del artículo 128 del código sustantivo del trabajo, o mejor aún, si se cumple a cabalidad con lo dispuesto por el artículo 127 del mismo código cuando dice que salario es todo aquello que recibe el trabajador como contraprestación directa del servicio.

En este caso la realidad prima sobre las formas, sobe las convecciones y acuerdos entre particulares, puesto que mucho se ha dicho que la naturaleza salarial de un pago no se puede desvirtuar por cuenta de un pacto entre los particulares, o dicho de otra forma, el salario es salario así las partes lo hayan llamado de otra forma, pero claro, para que esta premisa se imponga es preciso que un juez así lo declare.

En consecuencia, si el trabajador considera que un determinado  pago, bonificación, prima o cualquiera sea el alias con que lo hayan identificado,  no es otra cosa que una forma de retribuir su trabajo, puede iniciar una reclamación judicial sin  importar que él mismo haya firmado el contrato de trabajo conteniendo tales disposiciones. Lo importante es que pueda probar que dicho pago efectivamente es una retribución directa por sus labores.

Esto para concluir que un empleador no se puede confiar en que su trabajador firmó esto o aquello, pues tratándose de salarios, la realidad está por encima de las convenciones entre las partes y a esa conclusión han llegado muchos jueces, y claro, la misma corte constitucional en múltiples sentencia de inconstitucionalidad y de revisión de tutelas.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


3 Opiniones
  1. Maria Alejandra dice:

    Tenfo una duda: Si yo tengo ingresos no constitutivos de salario que están pactados dentro de la convención colectiva de trabajo como ejemplo el auxilio de educación, el cual se recibe cada semestre, este se tomaría como base para realizar aportes a salud y pensión?. Ó solo tomo el 60% de estos ingresos no constitutivos de salario para realizar el aporte?.

  2. Carmen dice:

    Podrían informarme como se hace la retencion en la fuente si tengo dos contrato de prestación de servicios con la misma empresa por dos labores diferentes, teniendo en cuenta que en uno tengo un ingreso fijo pero en el otro el ingreso dependerá del numero de empresas atendidas, ambos contratos son por 7 meses, Uno por 2.500.000 mensuales por 7 meses y el otro contrato por un total de $7.200.000 en 7 meses (en este los ingresos varían mes a mes)
    Hay retroactividad para ejercer este derecho, si el empleador hizo caso omiso al hacer retención del 10%?

  3. Alonso Riobó Rubio dice:

    Para que las partes puedan acordar válidadmente que un pago que recibe el trabajador no se tenga en cuenta como salario al momento de fectuar la liquidación de las prestaciones sociales, es idispensable que dicho pago no sea remuneratorio del trabajo.

    Así por ejemplo, carecería de validez y eficacia un acuerdo según el cual las comisiones (por ventas, por recaudos, etc.) no serían tenidas en cuenta como salario para esos fines, pues es evidente que dichas comisiones están encaminadas a remunerar el trabajo.

    Algunas empresas logran acuerdos en los que sumas destinadas a remunerar el trabajo se disfrazan de gastos de representación, o de gastos de transporte, o de bonificaciones. En todos esos casos, cuando llegan a las instancias judiciales, los jueces no le reconocen carácter extra salarial y codenan al empleador a reliquidar y pagagar las sumas dejadas de cancelar, con el ítem de que condenan igualmente al pago de la indemnización moratoria.

    La Corte Suprema de Justicia (Sala de Casación laboral) ha dejado en claro que el juez que le reconozca valor a dichos acuerdos transgrede la ley.

    Finalmente vale la pena subrayar que a los particulares, y en este caso a las partes de un contrato de trabajo, no les es dado cambiarle la naturaleza jurídica a las cosas. Eso quiere decir que las partes no pueden quitarle el carácter salarial a aquello que por su naturaleza jurídica es salario.

    Cordial saludo,

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.