Instrumentos financieros: Activos financieros (I). A costo amortizado (III)

Aplicación de la base contable del devengo (2)

Para los activos financieros que tengan tipos de interés variable, el tipo efectivo de interés varía en función de las condiciones marcadas por el mercado, y es necesario actualizar el cálculo de la ecuación, cada vez que se revise el tipo de interés, por lo que no se podrá establecer un único tipo aplicable a toda la vida del activo. Por eso el proceso a realizar es la restimación de las cantidades a amortizar cada vez que se fije un nuevo tipo de interés, de forma que el cuadro resultante proporcione los intereses devengados que se acumularán en el costo amortizado del instrumento hasta que se produzca una nueva re4visión de intereses. En la práctica, eso supone que habrá una serie de tipos de interés efectivos actualizados con cada revisión, y cada período contable tendrá un tipo de interés efectivo que puede ser diferente del anterior y del siguiente, eso es:

ie(1), ie(2), ie(3) … ie(t) … ie(n)

Donde el número entre paréntesis representa el período en el que está vigente el tipo efectivo correspondiente en cada revisión. La fórmula correspondiente al cálculo de los intereses devengados es la siguiente:

It(e) + It(a) = ie(t) CAt-1 m/12

Para justificar este proceder, desde el punto de vista del Marco Conceptual del IASB, debe considerarse que lo que se está haciendo cuando se calcula el primer tipo de interés efectivo, normalmente en el momento de la adquisición del instrumento, es una estimación contable, realizada con la mejor información disponible hasta ese momento, que es el tipo vigente para el primer período. Cuando tiene otra información, al ser revisados los tipos de interés, se hace otra nueva estimación relativa a los cargos por intereses futuros, lo que dará un nuevo tipo de interés efectivo, que se aplicará prospectivamente (esto es, de ese periodo en adelante), pero no afectará a los cálculos realizados en periodos anteriores.

Este razonamiento proporciona una pauta para tratar todos los cambios que se produzcan en los parámetros que determinan el interés devengado en un activo financiero que se mantiene hasta el vencimiento. Para ilustrar con otro ejemplo, se puede suponer que el instrumento financiero puede ser amortizado al final de dos períodos diferentes y sucesivos de su vida (n y n+1), y que la entidad emisora realiza un sorteo para determinar qué títulos se amortizan en el período n (en proporción p) y qué otros se amortizan en el período n+1 (en proporción 1-p). En este caso los cálculos se deben hacer utilizando el concepto de esperanza matemática para fijar el momento de la amortización, que será, suponiendo que los períodos son años naturales, al final del mes 12 * (1-p) del período n+1. Esta fecha se debe tomar como la estimación más probable del reembolso, y calcular a partir de la misma el tipo de interés efectivo.

Cuando llegue el momento del sorteo, hay dos posibilidades:

  • Que el instrumento sea amortizado al final del período n, en cuyo caso el valor pendiente de amortizar (diferencia entre el valor reembolsado y el costo amortizado en ese momento) se llevará como interés de ese año, o bien
  • Que el instrumento sea amortizado al final del periodo n+1, en cuyo caso la cantidad anterior se llevará como interés devengado del m ismo, ya que es el único ajuste necesario para que el costo amortizado se corresponda con el valor de reembolso.

Por último, cabe mencionar el caso de un título que no tenga valor de reembolso, es decir, que los únicos flujos de efectivo que produzca sean los intereses periódicos. En tal caso se pueden distinguir dos situaciones: vida limitada o vida infinita. Si se trata de un título con vida limitada, los cobros periódicos que la entidad reciba deben ser considerados como anualidades de amortización de la inversión, y puede calcularse un tipo de interés efectivo que permita descomponer tales cobros en dos partes, una de las cuales será el interés de la inversión y el otro la recuperación del importe de la misma. Si se trata de un título perpetuo, ya sea de renta fija o variable, no es posible efectuar esta disociación, y la entidad debe limitarse a reconocer los cobros por intereses de cada año como ingresos financieros en el estado de resultados.

Ejemplo: Activo comprado con prima sobre el valor de reembolso.

El 31 de marzo de 20X4, la entidad adquiere en el mercado un título de deuda pública que será reembolsado el 31 de diciembre de 20X5 por 6.000 u.m., pagando por el mismo 6.187 u.m., costos de transacción incluidos. El título tiene un interés nominal del 6%, pagadero el 31 de diciembre de cada año, y la prima se debe a que los intereses de mercado actuales han bajado con respecto a los vigentes cuando fue emitido. Se desea conocer la distribución de los intereses del título entre 20X4 y 20X5, así como realizar el asiento que corresponde a 31 de diciembre de 20X4 para reconocer los intereses del período.

Distribución de los intereses de cada año:

El valor actual neto de los flujos de efectivo a recibir (360 en diciembre de 20X4 y 6.360 en diciembre de 20X5) se iguala al costo de adquisición para un tipo de interés efectivo del 5%, que aplicado a la inversión efectuada arroja un interés devengado para 20X4 (9 meses) de 232 y para 20X5 (12 meses) de 303. Como los intereses a recibir son 360 en cada año, los intereses devengados que corresponden a la amortización de la prima son, respectivamente, de 128 y 58 u.m.

Asiento a 31 de diciembre de 20X4:

Para realizar el asiento se ha supuesto que al adquirir el título no se separaron los intereses devengados hasta el momento de la adquisición (90 u.m.). De haberlo hecho el resultado sería el mismo, pero el abono por 128 se hubiera descompuesto en dos partes, una para cancelar los intereses a cobrar reconocidos (90) y otra a la cuenta del activo financiero (38).

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.