Instrumentos Financieros: Activos Financieros (II). Deterioro y Reversión (V)

Ejemplo: Inversiones financieras en instrumentos de deuda a costo amortizado. Evaluación del riesgo de crédito.

El 1 de junio de 2009, la sociedad RIESGO, SA adquiere 10.000 bonos de la sociedad ALBA, SA (admitidos a negociación en un mercado oficial) con vencimiento en mayo de 2011 por un precio de 25,0625 u.m. Estos bonos generan un interés explícito del 3% por anualidades vencidas, los días 2 de mayo de cada año. El valor nominal es de 25 u.m.

El tipo de interés en el mercado en el momento de la compra es similar al tipo de interés nominal del título.

Contabilice en el momento de la adquisición y al cierre del ejercicio si le indican que la cotización es de 23,6837 u.m. (similar a la medida del último trimestre). El tipo de interés de mercado, al cierre del ejercicio, para títulos de similar riesgo es del 5%, debido a un incremento del riesgo de crédito del país y del sector, lo que unido a las circunstancias específicas de la empresa pueden hacer pensar que estemos en presencia de un deterioro. El mercado se considera que es líquido.

Solución:

La valoración inicial de los valores representativos de deuda dependerá de la clasificación de la cartera. En el escenario que estamos analizando, un instrumento de deuda documentado en título valor cotizado que se adquiere con la intención de mantenerlo hasta el vencimiento y además se dispone de la capacidad para hacerlo, se clasifica como inversión mantenida hasta el vencimiento.

La inversiones mantenidas hasta el vencimiento se valoran inicialmente al precio pagado más los intereses devengados no vencidos y menos el interés explícito devengado y no vencido en el momento de la compra. Por lo tanto, el asiento es:

La valoración posterior de los títulos al cierre requiere dos operaciones:

  1. Por un lado, la periodificación de los intereses explícitos devengados durante el ejercicio 2009 y no liquidados que, en el ejemplo en cuestión general es siguiente asiento:

Interés devengado = 10.000 bonos x 25 u.m. x 3% x 7/12 = 4.375 u.m.

  1. Por otro, el análisis de la posible pérdida de valor de los títulos. En cuanto a este último análisis, al cierre del ejercicio, deberán efectuarse las correcciones valorativas aplicando los criterios reflejados en la NIC 39.

No obstante, como sustituto del valor actual de los flujos de efectivo futuros se puede utilizar el valor de mercado del instrumento siempre que éste sea lo suficientemente fiable como para considerarlo representativo del valor que pudiera recuperar la empresa.

El tratamiento prescrito por la NIC 39, párrafos 60 y 63, excluyen como causa de deterioro la disminución de valor generada por un aumento de los tipos de interés de mercado superior a la rentabilidad del título para el inversor (la cual es la que permite igualar la inversión realizada con los cobros futuros del título). La norma tan sólo contempla los deterioros que pudieran proceder de una valoración objetiva del riesgo de crédito. Esta valoración objetiva se puede realizar analizando la presencia de circunstancias que hagan dudar sobre la capacidad del emisor para hacer frente a sus compromisos; sin embargo, esa valoración también la realiza el mercado a la hora de valorar los títulos. Como se observa en el gráfico, la caída de valor puede tomar su origen en un aumento de los tipos de interés de mercado (segmento a) o a una circunstancia adicional que normalmente será la valoración crediticia del emisor (segmento b), siempre y cuando no exista un escenario de especial tensión en los mercados que genere descuentos por iliquidez en los títulos, que no es la circunstancia del caso planteado.

El empleo del precio de mercado al que se refiere la NIC 39, supondría incorporar el riesgo de mercado (aumento de tipos de interés en el registro de los deterioros) en el cálculo del deterioro cuando, precisamente, la filosofía en esta cartera no pasa por reconocer dichas pérdidas ya que, de mantenerse el título hasta el vencimiento, no se producirán, salvo insolvencia. Dichas disminuciones de valor podrían estar reconociendo, entre otros factores, pérdidas de oportunidad del inversor al tener contratado un título con una tasa interna de rentabilidad inferior a la que ofrece el mercado al cierre del ejercicio.

Sin embargo, el segmento b), la diferencia entre el valor actual de los cobros futuros descontados al tipo de interés vigente en el mercado, considerando la nueva calificación crediticia, y el valor de mercado, revelaría la influencia de factores como el riesgo de crédito específico de la inversión. Se trata de una valoración objetiva y externa a la empresa que puede ser de gran utilidad a la hora de determinar el posible deterioro de esta cartera. Nuestra propuesta sería registrar el deterioro por dicha diferencia, salvo que hubiese indicios claros de que dicho descuento en el valor obedece a otras causas (como la situación de iliquidez, que no es la planteada).

¿Por qué nos referimos al “valor actual de los cobros futuros descontados al tipo de interés vigente en el mercado considerando la nueva calificación crediticia”?

La NIC 39, párrafo 60, indica que la rebaja de la calidad crediticia tampoco debe ser indicativa de una evidencia de deterioro de valor, sin embargo puede ser indicativa del deterioro cuando se considere conjuntamente con otra información. La calidad crediticia debe servir al emisor a la hora de estimar el binomio rentabilidad – riesgo pero no es por sí sola indicativa de un deterioro, salvo que el descuento al que nos

(*) Descontados al tipo de interés de mercado (5%)

(**) El tipo de interés de mercado (5%) es notablemente superior al tipo de interés del título (3%)

Y el asiento que se realizaría:

Imagen 5

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.