Instrumentos Financieros: Activos Financieros (IV). A valor razonable (III)

Valoración posterior.

La razón de utilizar en estos activos el valor razonable como forma de valoración tiene relación, como ya se ha dicho, con la relevancia de la información que supone la actualización permanente de su medida contable, que proporciona el dato a tener en cuenta para conocer su valor de realización en una hipotética negociación. Puesto que el valor razonable tiene una correspondencia directa con el precio a obtener por ellos por la venta inmediata, muestra los flujos de efectivo que se derivan de una partida cuya finalidad es la realización mediante la venta cuando la misma resulta interesante para la entidad.

La razón de llevar a resultados del ejercicio las variaciones en el valor razonable, y por tanto considerar tales diferencias realizadas, tiene relación con la posición que la entidad adquiere respecto de estos activos.

En efecto, el propietario de los activos para negociar conoce en cada momento el precio de realización en el mercado de los mismos, y puede obtener ese precio de forma casi inmediata, de forma que la incertidumbre sobre la obtención de las perdidas o ganancias derivadas de los cambios de valoración  es, en la práctica insignificante.

Por otra parte, los activos para negociar son inversiones a corto plazo, sobre los que se están haciendo transacciones continuamente. Si la entidad no ha decidido vender a la fecha del balance es porque está esperando posteriores cambios favorables, y por ello retiene los activos hasta el momento propicio. No obstante, el cambio de valor hasta la fecha podría haberse realizado en el mercado con unos costos prácticamente insignificantes.

Por tanto, evaluar el valor razonable con cambios a resultados es prácticamente equivalente a considerar que la empresa ha vendido a la fecha del balance sus inversiones a precio de mercado y las ha vuelto a comprar por el mismo precio (prescindiendo de los costos de transacción). Esta hipótesis constituye una premisa tanto en la información al valor razonable, como en el tratamiento que en la administración de estos activos se realiza de forma habitual.

Ejemplo: Adquisición de cartera de negociación.

Antecedentes:

Una entidad constituye su cartera de negociación con títulos cotizados en bolsa el 20 de octubre de 20X1, compuesta por 10.000 acciones de cada una de las siguientes sociedades: Bancolombia, BBVA y Ecopetrol. En la tala que figura a continuación está el resumen de las operaciones de compra-venta hechas a lo largo del año 20X2, así como la cotización final de los títulos al final de 20X1 y 20X2. Los costos de transacción en compras y ventas son del 1% del importe correspondiente. Se desea contabilizar la compra y la revisión de valor a finales de 20X1.

Contabilización de la adquisición.

Las acciones compradas se valoran al costo de adquisición, sin incluir los costos de transacción.

Revisión del valor a final de 20X1

Las acciones Bancolombia y BBVA suben de valor, mientras que las de Ecopetrol experimentan una caída. Todas las diferencias se llevan a resultados del periodo.

Un problema suplementario que se puede plantear es la selección del valor razonable adecuado para estos instrumentos. Lo habitual es que los activos financieros para negociar tengan cotización en los mercados en los que se intercambian de manera constante, salvo en el caso de derivados, en los que se pueden utilizar técnicas valorativas basadas directamente en datos proporcionados por el mercado. No obstante, y aunque no sea habitual, las técnicas valorativas también se pueden utilizar con instrumentos no derivados mantenidos para negociar.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.