Instrumentos Financieros: Activos Financieros (V). Baja en cuentas (V)

Baja en cuentas de activos financieros medidos a valor razonable. (Continuación)

Las formas que puede adquirir la implicación continuada son algunas de las siguientes:

  1. La entidad garantiza el valor del activo cedido (en cuyo caso el valor de la implicación es el menor entre el importe del activo y el máximo que la entidad puede ser requerida para que pague);
  2. La entidad tiene opción de compra sobre el activo cedido (en cuyo caso el valor de la implicación es el importe del activo transferido que la entidad puede recomprar);
  3. La entidad ha emitido una opción de venta sobre el activo transferido (en cuyo caso el valor de la implicación continuada es el menor entre el valor razonable del mismo y el precio de ejercicio de la opción), y
  4. La entidad tiene una opción de compra o de venta que liquida en efectivo, el tratamiento será el mismo que en los casos b) y c) anteriores.

Cuando hay implicación continuada, la entidad no da de baja el activo, pero reconoce un pasivo asociado al mismo, y valora ambos en función de los derechos y obligaciones que ha retenido. Si el activo o el pasivo correspondiente devengaran intereses, la entidad seguirá reconociéndolos y, en el caso de que contabilizase el cambio de valor del activo, debería reconocer consecuentemente el cambio del valor del pasivo asociado. El activo y el pasivo asociado no pueden compensarse a efectos de presentación.

Venta: determinación del costo de venta.

El costo de venta del activo, en el caso de baja en cuentas del mismo, vendrá determinado por su valor contable, esto es, pro el saldo de la cuenta correspondiente menos las correcciones valorativas practicadas sobre el mismo, más o menos el saldo de la reserva por valor razonable que corresponda a los cambios de dicho valor acumulados hasta el momento de la venta.

En caso de que cause baja una parte del activo financiero, es preciso determinar el valor de los que se vende, para desgajarlo del saldo total. Si se trata de una parte dentro de un total homogéneo no hay problema, puesto que se hará un reparto proporcional del valor contable, por ejemplo si se tiene un conjunto de acciones o bonos y se vende la cuarta parte de las mismas, como todas están al valor razonable, el costo de venta será la cuarta parte del saldo por el que estén contabilizadas.

EJEMPLO: Venta de parte de un Bono.

La entidad compró a principio de 20X4 un lote de 4.000 bonos emitidas por la sociedad MNO, de 100 u.m. de nominal cada una, rembolsables a finales de 20X9, con unos intereses anuales del 7%. Vende el 1 de enero de 20X6 los títulos con un interés del 5% que es el interés de mercado en ese momento para las compañías del mismo nivel de riesgo, obteniendo 410.000 u.m. por la venta, y comprometiéndose a realizar también la administración de los cobros y pagos procedentes de los títulos (estima que los costos del servicio de esta deuda son poco significativos).

Se dese contabilizar la venta sabiendo que el valor contable del título, que se ha clasificado como a valor razonable con cambios en ORI, es en estos momentos de 428.367,6 u.m., y que la reserva por valor razonable alcanza un saldo igual a la diferencia entre el precio de compra y el valor razonable citado.

Análisis de la transacción

La entidad ha vendido una parte del título (principal e intereses al 5 por ciento, cuyo valor actual es de 400.000 u.m.), pero ha retenido otra parte (derecho a cobrar intereses al 2 por ciento durante cuatro años). Es preciso determinar el costo de la venta y del activo retenido, mediante el descuento financiero, al interés del mercado, de los flujos correspondientes. En concreto, la parte de activo retenida tendrá un valor razonable de:

La contabilización de la operación supondrá la retención de un activo por el valor reseñado anteriormente, que es un 6,62 por ciento del valor total del activo, así como un resultado de la operación igual a la ganancia sobre el valor razonable vendido más el porcentaje de la reserva por valor razonable que corresponde al activo cedido, esto es, un 93,38 por ciento (26.489,66). Con independencia del asiento siguiente, podría darse un nuevo nombre al activo retenido, ya que son intereses a cobrar a largo plazo:

En otros casos, se vende una porción de los flujos de efectivo a recibir de los títulos, y es precios descomponer el valor de los activos entre la parte cedida y la parte retenida. En estos casos la pauta a seguir es la distribución del costo en función de los valores razonables que se pueden determinar para cada una de las partes, y la determinación de estos valores puede hacerse de la misma forma que para el resto de los valores razonables, es decir, recurriendo a los precios de mercado o a técnicas valorativas, en su defecto.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.