Instrumentos Financieros: Contabilidad de Coberturas (II)

Requisitos de la contabilidad de cobertura.

La NIC 39 establece en su párrafo 88 como requisitos para poder utilizar esta contabilidad los siguientes:

  1. En el momento de iniciar la cobertura, existe designación y documentación formal de la relación de cobertura, así como de la estrategia y del objetivo de la empresa, respecto a la gestión del riesgo asumidos con la realización de la operación de cobertura. Esta documentación debe incluir la identificación del instrumento de cobertura, de la partida o transacción a cubrir y de la naturaleza del riesgo que se está cubriendo, poniendo de manifiesto cómo la empresa medirá la eficacia del instrumento de cobertura al compensar la exposición a los cambios de la partida cubierta, ya sea en el valor razonable o en los flujos de efectivo, que se atribuyen al riesgo cubierto.
  2. Se espera que la cobertura sea altamente eficaz en la compensación alcanzada de los cambios en el valor razonable o en los flujos de efectivo que se atribuyan al riesgo cubierto, consecuente con la estrategia en la gestión del riesgo, inicialmente documentada, para tal relación de cobertura en particular.
  3. Para las operaciones de cobertura de flujos de efectivo, la transacción prevista, objeto de la cobertura, debe ser altamente probable y debe además presentar una exposición a las variaciones en los flujos de efectivo que podrían, en último extremo, afectar a la ganancia a la pérdida neta.
  4. La eficacia de la cobertura ha de poderse medir de forma fiable, esto es, tanto la medición del importe del valor razonable como de los flujos de efectivo de la partida cubierta, como el valor razonable que corresponda al instrumento de cobertura.
  5. La cobertura es evaluada en un contexto de gestión continuada de la empresa, y realmente se puede concluir que ha sido altamente efectiva a lo largo de todo el periodo contable.

La contabilidad de cobertura va a requerir de un extenso y complejo análisis de los elementos e instrumentos que van a formar parte de ella, así como de una evaluación al inicio y durante la cobertura para comprobar que los resultados del instrumento y elemento cubierto se compensarán y, una vez iniciado al proceso, realmente se están compensando. Por otro lado, existen una serie de requisitos formales, pues habrá que preparar una documentación específica sin la cual no será válida la utilización de la contabilidad de cobertura, donde se incluirá la designación del instrumento y elemento objeto, identificándolos como integrantes de la misma, así como los procedimientos y resultados de la evaluación.

Debemos recordar que con la contabilidad de cobertura se están efectuando valoraciones de elementos e imputaciones de resultados de una forma distinta a lo establecido para la generalidad de las situaciones. De ahí, que los requisitos de verificabilidad se hagan especialmente importantes en esta cuestión, puesto que la designación de un instrumento derivado como de cobertura hace que dependa en última instancia de la decisión del gerente de llevar a cabo los procedimientos contables establecidos para ello. Por ello, se requiere la elaboración de una documentación con carácter previa a la cobertura, donde entre otras cuestiones la compañía designa de forma irrevocable la relación entre un contrato derivado específico y un elemento patrimonial, compromiso  en firme u operación anticipada perfectamente identificados. El propósito no es otro que añadir consistencia y verificabilidad a la contabilidad de cobertura, con lo cual nunca pueden tener un carácter retrospectivo. El contenido informativo de este memorándum deberá especificar:

  • Designación del derivado-item cubierto: De esta forma se fija la relación de cobertura, no pudiendo realizar cambios en esta designación posteriormente. Deberán incluirse todos los detalles necesarios para que no existan dudas en la identificación de los ítems de la cobertura.
  • Estrategia de la empresa en la gestión de riesgo: La incorporación de esta información persigue demostrar que la cobertura se encuentra dentro de una línea previamente diseñada por la empresa y de los cauces establecidos por el control interno de la compañía. En definitiva demostrar la existencia de un sincronización con la estrategia global de gestión del riesgo.
  • El objetivo de la gestión del riesgo: Como hemos apuntado anteriormente, sobre un elemento pueden afectar varios tipos de riesgos y un mismo tipos de riesgo puede cubrirse de varias formas, incluso de una forma lateral, es decir, sólo cuando éste alcance niveles concretos, se encuentre entre determinados márgenes, etc. Todas estas cuestiones deben estar especificadas, puesto que de lo contrario el análisis de la cobertura puede arrojar una ineficacia de la misma.
  • Evaluación prospectiva de la eficacia de la cobertura: se incorporará el estudio y sus conclusiones que justifiquen que la entidad espere la compensación entre la variación de valor razonable o csh-flows del elemento a consecuencia del riesgo cubierto se compensen casi por completo con los cambios en el valor razonable del derivado.
  • Método de evaluación retrospectiva de la cobertura: Deberá definirse el método que la empresa utilizará en el análisis de los resultados reales que generará la cobertura. Esta descripción deberá abarcar además a los datos que se vayan a utilizar, la forma de interpretación de los resultados, márgenes de aceptación, etc. Tampoco deberá olvidarse puntualizar si el valor temporal se va a excluir de la evaluación.

Esta documentación resulta indispensable pues, en definitiva, no elaborarla impide la contabilidad de cobertura siendo, por otro lado, vinculante su contenido para la entidad en cuanto al desarrollo de la misma. Una vez iniciada esta, podrán producirse cambios en el método de la evaluación de eficacia si existen razones que lo justifiquen y para utilizar el nuevo procedimiento a partir de ese momento. Por último, a pesar de que este requisito de la documentación persigue incrementar las posibilidades de verificación y comparabilidad de los estados financieros, hay que tener en cuenta que la contabilidad de cobertura es una práctica contable totalmente voluntaria en la práctica, pues el no cumplimiento con la elaboración de la documentación impide su utilización. Así mismo, de cómo se elabore la documentación dependerá que se utilice uno u otro tipo de contabilidad. Este es el caso de una inversión a tipo fijo financiada con un pasivo a tipo variable, una cobertura mediante un derivado consistente en una permuta financiera donde se entrega el tipo fijo y se recibe el tipo variable, puede ser asignada tanto al activo como al pasivo, pudiendo de esta forma utilizar una contabilidad de valor razonable o de flujos de caja.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.