Instrumentos Financieros: Pasivos Financieros. Costo Amortizado (II)

El método del interés efectivo.

Una vez calculado el interés efectivo, este valor se aplica tanto para conocer el valor contable de la partida al comienzo del ejercicio, el gasto por intereses de cada periodo y el valor contable de la partida a la fecha de cada balance. Así:

  • el valor contable de la partida, que recibe el nombre de costo amortizado, al comienzo de un periodo cualquiera t será:
  • los intereses devengados en el período serán igual al producto del costo amortizado al comienzo por el interés efectivo, es decir:

GIt = ie CAt

El montante  de intereses devengados se distribuye entre los que se pagan en efectivo, que son conocidos de antemano y se han denominado GI(e) (Gastos por intereses explícitos), y los que se acumulan en el valor contable del pasivo financiero, para conformar el costo amortizado final GI(a), (Gastos por intereses implícitos) es decir:

GIt = GIt (e) + GIt (a)

  1. el costo amortizado al final del periodo, igual al valor contable al comienzo del periodo siguiente, será igual a

GI1 (a), GI2 (a), GI3 (a)…GI (a)t,…GI (a)n

Lo que implica que la formación del costo amortizado se va haciendo, sucesivamente, mediante la acumulación de los intereses devengados no pagados a lo largo de los sucesivos periodos. No obstante, cabe la posibilidad de que la amortización del principal se realice con pagos periódicos, en lugar de con un pago único, en cuyo caso la fórmula anterior debería mostrar en el segundo término los pagos de amortización del principal de cada período.

En el caso de un instrumento de deuda perpetua, que es aquél en el que el emisor sólo paga intereses, ya sean fijos o variables, el costo amortizado será el valor actual de la corriente de intereses a pagar, de acuerdo con las condiciones actuales de mercado, lo que quiere decir, si son intereses, fijos, que el costo amortizado será igual todos los años, mientras que si son intereses variables, que se revisan periódicamente, con arreglo a algún valor de referencia, el costo amortizado tampoco variará puesto que el valor de los pagos futuros al nuevo tipo de interés efectivo serán iguales al antiguo valor contable del préstamo. En otras palabras, si se ha emitido un préstamo perpetuo con un nominal de 1.000 u.m. a un tipo de interés variable, cuando el tipo de interés de referencia es del 4 por ciento, el valor actual de la corriente de intereses (40 al año) descontados al 4 por ciento es de 1.000 (40/0,04). Si luego sube el interés de referencia al 5 por ciento, el valor descontado a esta fecha de la nueva corriente de intereses será también de 1.000 (50/0,05).

Podemos encontrar dos posibles variantes sobre el esquema establecido en los párrafos anteriores: la existencia de intereses variables y los posibles cambios en las estimaciones de los flujos de efectivo.

En el caso de que los gastos por intereses sean variables, caben a su vez dos posibilidades, según si la pauta de variabilidad se conoce o no de antemano. Si se conoce, lo que puede suceder en el caso de intereses escalonados, crecientes o decrecientes según una regla fijada de antemano, el cálculo de interés efectivo seguirá la metodología anterior, lo que producirá una tasa única efectiva aplicable a toda la transacción.

En el caso de que la variabilidad corresponda a la fluctuación de parámetros que no están bajo el control de la empresa, por ejemplo un tipo de interés de referencia (DTF, IBR, Libro, Euribor, etc.), el cálculo del tipo efectivo se hará suponiendo que los tipos iniciales se conservan, lo que supone que los cálculos tendrán sólo validez hasta la próxima revisión de precios, en cuyo momento se revisará de nuevo el tipo calculado, contando con el valor contable en el momento de la revisión y los flujos de fondos a lo largo de la vida restante del pasivo financiero. Se trata de un cambio en la estimación contable, y por lo tanto, en función de lo establecido en la NIC 8.36-37 Políticas Contables, Cambios en las Estimaciones contables y Errores, tendrá aplicación prospectiva, es decir, al período corriente y a los futuros, pero sin que se puedan retrotraer al pasado los nuevos datos.

Un caso particular de variabilidad es el que se presenta cuando el pasivo financiero está expresado en moneda extranjera. En este caso la revisión del valor de los flujos se ha de llevar a cabo, en la moneda funcional de la entidad, en cada fecha de cierre del balance, de forma que los nuevos flujos, descontados al tipo de interés efectivo anterior, arrojan un valor contable diferente que debe sustituir al anterior. La diferencia se lleva inmediatamente a resultados, ya sea pérdida o ganancia, según la NIC 21.28, Efecto de las Variaciones en los Tipos de Cambio de la Moneda Extranjera.

En el caso de que las estimaciones de los flujos cambien con el tiempo la entidad debe volver a calcular el tipo de interés efectivo, y proyectarlo sobre el período contable actual y sobre los futuros. Cambios de estimaciones en los flujos pueden darse, por ejemplo, cuando se han acordado plazas de amortización que pueden cambiar en función de variables fuera del control de la entidad (así sucede cuando varían en función de los niveles de inflación o de intereses) o cuando han experimentado cambios las expectativas sobre los flujos que conllevan los costos de cancelación de los pasivos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.