Instrumentos Financieros: Reconocimiento y medición. Separación de los instrumentos emitidos

Si el principio más importante para los instrumentos adquiridos es la clasificación, en el caso de los instrumentos de pasivo, el principio más relevante, al objeto de entender el tratamiento que las NIIF dan a los mismos es el de separación. Para las entidades que someten a cotización instrumentos de pasivo y capital, es normal hacer emisiones de instrumentos compuestos, esto es, que tienen características de ambos tipos de instrumentos. Los ejemplos más habituales son los bonos convertibles en acciones o los bonos que incorporan certificados de opción de compra de acciones.

En general, puede haber instrumentos que posean características de activos financieros, pasivos financieros e instrumentos de capital, y la obligación de la entidad es separar y contabilizar independientemente las mismas, si bien los casos más frecuentes son los instrumentos donde se mezclan pasivos e instrumentos de capital.

Al objeto de reconocer contablemente el instrumento compuesto, es preciso separa y reconocer sus elementos en las categorías de balance a las que corresponden. Esta separación se hace, en el caso de instrumentos compuestos de pasivo y capital, en un determinado orden:

  • Primero se valora el componente de deuda, que será igual al valor actual neto de los flujos de tesorería del mismo, considerado aisladamente, y luego
  • Se valora el componente de capital, por diferencia entre el valor total del instrumento y el valor hallado para el componente de deuda.

La razón  para seguir este procedimiento es la mayor facilidad que existe para valorar el componente de deuda, al haber un acuerdo mayor entre los métodos aplicables, que se reducen al descuento de flujos, utilizando el interés de mercado como tipo de descuento.

EJEMPLO: 

La entidad hace una emisión de bonos convertibles, compuesta de 2.000 títulos de 1.000 u.m. nominales cada uno, que devengan intereses anuales a una tasa del 6 por 100. El reembolso se hará a la par dentro de tres años. En el momento del vencimiento, se ofrecerá a los bonistas la posibilidad de convertir cada título en 250 acciones ordinarias de la entidad. El tipo de interés de mercado, para instrumentos similares, es de un 9 por 100 a la fecha de emisión.

Reconocimiento: Se trata de un instrumento compuesto o híbrido, ya que tiene un componente de pasivo (una emisión de bonos simples al tipo de interés de mercado) y un componente de patrimonio neto, que es la opción de suscribir acciones a un precio determinado, dentro de tres años, cuyo valor se puede determinar recurriendo a la cotización en el mercado o a un método de valoración de opciones, suponiendo que las acciones coticen en el mercado.

Valoración: Se determina primero el valor del componente de pasivo (CP), calculando el valor actual o presente del flujo de efectivo que genera en los tres años de vida, para lo que se utiliza el tipo de interés de mercado, es decir:

El pasivo, por tanto, tendrá un valor contable tal que su 9% sean los intereses pagados anualmente, por lo que el valor de la opción que incorpora la emisión será, para el suscriptor, la diferencia entre el interés de la emisión y el de mercado.

A continuación y de acuerdo con lo anterior se determina, por diferencia, el componente de patrimonio neto (CPN), que será:

CPN = 2.000.000 – 1.848.122 = 151.878 u.m.

Este importe se inscribirá dentro del patrimonio neto, como una aportación de los eventuales futuros propietarios. El valor del mismo no se modificará ni cambiará su imputación aunque la opción no se llegue a ejercitar.

La suma de los importes atribuidos a los componentes de pasivo y capital del instrumento compuesto debe ser igual al valor razonable del instrumento híbrido, por lo que la separación inicial no puede dar lugar a ganancia o pérdida para la entidad que lo ha emitido.

Un instrumento financiero que puede presentar dificultades de clasificación es la deuda perpetua, por la que se reciben intereses (ya sean fijos o variables), pero que no se reembolsa nunca. En alguna ocasión se ha defendido que se trata de un instrumento de capital, sin embargo carece de una de las características más importante de este tipo de instrumentos, como es la de participación residual en los activos netos de la empresa, por lo que no puede calificarse sino como instrumentos de pasivo que no tiene fecha de liquidación.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.