Inventarios: Valoración y pérdidas por deterioro. (I)

Las NIIF, definen los inventarios como activos poseídos para ser vendidos en el curso normal de la explotación, en proceso de producción o en forma de materiales o suministros para ser consumidos en el proceso de producción o en la prestación de servicios.

El tiempo de permanencia de estos inventarios, en principio, será inferior a la duración de un ejercicio, a no ser que se trate de empresas dedicadas a actividades que requieran un período de tiempo superior a un año para completar su proceso productivo (ej.: constructoras, vinícolas, navales etc.).

Los inventarios podrán ser:

  • Inventarios que la empresa ha adquirido para venderlos, para transformarlos o para consumirlos.
  • Inventarios que la propia empresa elabora, pero al no estar terminados no se pueden vender.
  • Inventarios producidos por la empresa y que son objeto de venta.

Se distinguen así, dos clases principales: los inventarios adquiridos del exterior y los inventarios producidos por la propia empresa. En cuanto a los primeros, puede tratarse de materias primas que la empresa adquiere con el objetivo de transformarlas para luego venderlas, o bien puede tratarse de productos que la empresa pone en venta sin que hayan sufrido transformaciones (empresas comerciales). En cuanto a las segundas, esto es, materias elaboradas en la empresa, dicha elaboración puede ser mayor o menor (productos semiterminados, subproductos, productos terminados).

Esa posesión, además de referirse a la propiedad de la empresa sobre el bien en cuestión, alude también al control económico de la empresa sobre los bienes, derechos y otros recursos provenientes de sucesos pasados, de los cuales, la empresa prevé la obtención de beneficios o rendimientos económicos también en el futuro. Existen varios subgrupos en los que se recogen los inventarios:

  •  Mercaderías: se trata de bienes que la empresa adquiere para venderlos sin someterlos previamente a transformación alguna.
  • Materias primas: son transformadas o elaboradas, pasando a ser parte de los productos fabricados.
  • Otros aprovisionamientos: elementos y conjuntos incorporables, combustibles, repuestos, materiales diversos, embalajes, envases y material de oficina. Son fabricados normalmente fuera de la empresa y adquiridos por ésta para ser incorporados a su producción sin someterlos a transformación.
  • Productos en curso: bienes y servicios que al cierre del ejercicio están siendo transformados en un centro de actividad.
  • Productos semiterminados: son elaborados por la empresa pero no se destinan a la venta hasta tanto sean objeto de elaboración, incorporación o transformación posterior.
  • Productos terminados: tras haber sido elaborados por la propia empresa, se destinan a su consumo final o utilización por otras empresas.
  • Subproductos, residuos y materiales recuperados.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.