Inventarios: Valoración y pérdidas por deterioro. (VI)

Valoración posterior de los inventarios.

Tal y como recoge la NIC 2, es necesario realizar correcciones de valor de los inventarios cuando el precio de adquisición o costo de producción de los mismos sea mayor que su valor neto realizable. Con ello se busca atribuir ese valor inferior que les corresponda a los inventarios cuando su valor se vea deteriorado. Aunque esa valoración inferior dejará de aplicarse cuando las razones que llevaron a realizar la corrección dejen de existir, a no ser que se trate de pérdidas calificables como irreversibles.

Valor neto realizable<Precio adquisición o costo producción =>Deterioro

Son irreversibles las bajas por pérdidas y los deterioros sin posibilidad de recuperación, lo que provoca que los inventarios resulten reducidos, por lo que al llevar a cabo el ajuste de inventarios, el abono a anotar en la cuenta de resultado será menor.

Por el contrario, cuando se trate de pérdidas reversibles, el deterioro que afecte a los inventarios lo hará con carácter no definitivo, ya que esos activos corrientes podrían en un futuro recuperar el valor previo al deterioro. Para realizar esta valoración se comparan dos aspectos: el costo de adquisición o producción de los inventarios y su valor neto realizable. Según el Marco Conceptual, "El valor neto realizable de un activo es el importe que la empresa puede obtener por su enajenación en el mercado, en el curso normal del negocio, deduciendo los costos estimados necesarios para llevarla a cabo, así como, en el caso de las materias primas y de los productos en curso, los costos estimados necesarios para terminar su producción, construcción o fabricación".

En los casos en los que ese valor neto realizable sea superior al precio de adquisición o costo de producción, no será tenido en cuenta.

El menor valor de los inventarios se tiene en cuenta al configurar el inventario, teniendo que ajustarse por un importe inferior. Al contrario de lo que ocurre cuando el valor neto sea inferior, en cuyo caso, habrá que distinguir los deterioros irreversibles o reversibles. En el caso de deterioros reversibles, el deterioro se plasma contablemente dotando el correspondiente deterioro en cuentas correctoras, "Deterioro del valor de los inventarios", que en el Balance figurará con signo negativo.

Otro de los supuestos contemplados en la norma citada, es el de los cambios de valor que sufren los inventarios objeto de un contrato de venta o de prestación de servicios en firme cuando el cumplimiento de dicho contrato se produzca más tarde. En estos casos, siempre y cuando el precio de venta determinado en el contrato cubra mínimamente el costo del bien o servicio y los costos pendientes que sean necesarios para ejecutar el contrato, no se producirá corrección valorativa alguna.

Cuando se trate de materias primas u otras materias que se consumen durante el proceso de producción, no se realizará la corrección valorativa cuando el precio de venta del producto terminado a los que se incorporen aquellas, sea superior a su costo. Por otro lado, cuando se requiera la corrección valorativa, el precio de reposición de las materias primas se podrá tener en cuenta como referencia de su valor neto realizable.

Por último, en los casos en los que desaparezcan las razones que originaron la corrección valorativa de los inventarios, el deterioro revierte, reconociéndose un ingreso en la Cuenta de Resultados.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.