La amortización de inversiones en el CREE

Tanto la ley como los decretos prevén que procede la deducción por amortización de inversiones en el CREE. Sin embargo, el legislador, al determinar una lista positiva de deducciones, no previó una serie de requisitos que son concomitantes en el impuesto de renta tradicional y que tiene un lenguaje propio de dicho impuesto que impiden una asimilación conceptual breve, lo que conlleva a una falta de claridad de las normas tributarias en los contribuyentes.

Tal es el caso de la deducción de amortización de inversiones consagrada en los artículos 142 y 143 del Estatuto Tributario, que prevé un término de amortización de la inversión. Con lo cual muchos deseosos de un beneficio ante la falta de técnica, concluyeron que al ser el CREE un nuevo impuesto, la inversión se reactiva y por ende corre una suerte distinta, es decir, desconocen para el CREE las amortizaciones deducidas previamente en el impuesto de renta tradicional.

Esto implicaría que la deducción por  amortización de inversiones fuese mucho mayor que en el impuesto de renta tradicional cuando estas obedecen a periodos anteriores.

Sin embargo, no es menos cierto que existen ya unos hechos económicos consolidados, y que reactivar la inversión para indicar que debe reiniciarse su proceso de amortización en el CREE implica un beneficio tributario que de ninguna manera era el objetivo de la ley, y que a todas luces desconoce el devenir de una lista taxativa de deducciones. Es así como la deducción por amortización de inversiones debe equipararse  en el CREE como en el impuesto de renta tradicional, y reconocer que previamente a la constitución del CREE existían unos hechos economismo ya consolidados.

Por lo tanto, la deducción por amortización de inversiones para efectos del CREE debe reconocer las amortizaciones ya efectuadas en el impuesto de renta tradicional con el fin de cumplir con lo expuesto en el artículo 22 de la ley 1607 de 2012 donde se estipula que la deducciones operan bajo “las mismas condiciones”, así lo ha entendido la DIAN quien mediante oficio 357 de 2014 señaló:

“En relación con la amortización por inversiones, esta deducción también se encuentra expresamente consagrada en el artículo 22 de la ley 1607 de 2012, y el numeral 4° del artículo 3° del Decreto 2701 de 2013. De manera que, al igual que la deducción por concepto de depreciación, el artículo 22 de la Ley 1607 de 2012 no sólo establece que la deducción por amortización de inversiones para efectos de la base gravable del CREE es la señalada en los artículos 142 y 143 del Estatuto Tributario referentes al Impuesto Sobre la Renta y Complementarios, sino que también aplica el precepto establecido en la misma norma, en el sentido de que esta deducción procederá “bajo las mismas condiciones” del Estatuto.

 Así las cosas, para efectos de la base gravable del CREE, a la hora de determinar esta deducción, el contribuyente debe tener en cuenta que existen unos hechos causados y consolidados bajo el imperio de las normas jurídicas anteriores, de manera que, si las inversiones a las que se refiere el artículo 142 del Estatuto Tributario, al cual remite el artículo 22 de la Ley 1607 de 2012, fueron parcial o totalmente amortizadas, no le es posible al contribuyente ignorar dicha situación y deducir las proporciones indicadas en el artículo 143 del Estatuto Tributario como si se tratase de inversiones que no hubieran sido total o parcialmente amortizadas.”

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.