La corte constitucional entre romper el principio de igualdad ante la ley y legislar

En medio de la debacle institucional causada por el paro judicial de cada fin de año a que nos tiene acostumbrados los mamertos de ASONAL JUDICIAL, el 15 de diciembre de 2014, la Corte Constitucional en Sede de Revisión de Tutela, con ponencia de la Mag. Gloria Stella Ortiz Delgado, REVOCA Sentencia de Segunda Instancia de la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia de 11 de octubre 2013 dentro de la Acción de Tutela de Diana Eugenia Roa Vargas, contra el Juzgado 4° de Familia de Bogotá y en gracia navideña deja sin efecto la sentencia dictada, el 28 de mayo de 2013, por el Juzgado 4º de Familia de Bogotá dentro del proceso de divorcio promovido por Roa Vargas en contra de Jorge Humberto Mesa Mesa, ordenándole proferir un nuevo fallo acorde a lo sapiens adó por esta.

Hasta aquí nada de particular, una sentencia judicial que queda sin efecto y la orden de proferir una sustitutiva; pero lo que si llama poderosamente la atención más allá de que si los celos enfermizos constituyen maltrato psicológico estructurante de la Causal de Divorcio prevista en el Numeral 3 del Artículo 154 del Código Civil, o como lo ha dejado entre líneas entrever la Corte, estamos ante una nueva causal, exhortando al Congreso y a la Presidencia para que “… emprendan las acciones pertinentes que permitan reconfigurar los patrones culturales discriminatorios y los estereotipos de género presentes aún en los operadores de justicia en Colombia…”, es el especial trato otorgado en el presunto azar al seleccionar entre miles, esta Tutela para Revisión, reconsiderar su jurisprudencia hasta entonces, y lo más asombroso, sentar una exclusión con agrio sabor preferente que no se nos quita aun.

Retrotrayendo la actuación, Roa Vargas invocando “… ultrajes, el trato cruel y los maltratamientos de obra…” demanda el divorcio de su conyugue, una vez agotado el trámite procesal, el Juzgado 4º de Familia de Bogotá, considera no probada la causal, niega las pretensiones de la demanda y la condena en costas. Roa Vargas NO APELA LA SENTENCIA pero si interpone Acción de Tutela ante el Tribunal Superior de Bogotá que le es negada por improcedente al no haber agotado el recurso de apelación y que siendo impugnada es confirmada por la Corte Suprema con idéntico razonamiento, siguiendo jurisprudencia univoca, reiterada y pacifica de la Corte Constitucional.

Ahora, quien resultó ser Diana Eugenia Roa Vargas ?... como se evidencia de las piezas procesales de la Tutela contra el Juzgado 4º de Familia de Bogotá cursante en la Sala de Familia del Tribunal Superior de Bogotá y Sala de Casación Civil de la Corte Suprema, citadas en el Fallo de la Corte Constitucional, resultó que no es nada más ni nada menos que funcionaria de la Oficina de Asuntos Internacionales de la Fiscalía General de la Nación, esto es, cerquita muy cerquitica del Despacho del Vicefiscal Perdomo, y del Fiscal Montealegre, quien no ha podido viajar a Washington, San José de Costa Rica y ni en chiva a La Calera porque “…su marido es muy celoso…”. No queremos insinuar nada, tomar partido, como tampoco entrar en cacería de brujas, pero si resulta bastante paradójico que en medio de esta crisis de justicia, la Corte Constitucional al más puro y simple azar, preciso no solo seleccione la tutela de Roa Vargas, sino cambie radicalmente su postura en un giro de 180 grados frente a la necesariedad de agotar los recursos a que se tiene alcance previamente para poder acceder a la Tutela, prevenga por el establecimiento de una nueva causal de divorcio modificando el Artículo 154 del Código Civil y falle justamente el 15 de diciembre en medio de un paro judicial listo a empatar con la vacancia, de tal suerte que solo hasta ahora tenemos opción de medir sus efectos divinos y mundanos.

Vale la pena cuestionarnos, cuantas tutelas de mujeres maltratadas que no laboran cerca al Vicefiscal, las de cuantos de nuestros venerables ancianos que viven al ras con un casi mínimo imploran un reajuste pensional, las de cuantos de nuestros conciudadanos de a pie que imploran un mejor acceso a la educación de sus hijos han sido inmisericordemente negadas por “no haber apelado” el fallo que les negaba su derecho, y aparte de ser agredidas, no trabajar en la Fiscalía, no apelar, para colmo, tampoco tienen la suerte que su tutelita sea seleccionada al azar para una revisión tan profunda que termine forzando el principio de igualdad ante la ley, quiebre de jurisprudencia y cuasi creación de una nueva causal de divorcio…pero no olvidemos que los efectos son SOLAMENTE inter partes, así que, que extraña excepción tiene la Corte..

Rescatamos:

  • A la mujer no se le toca, ni con el pétalo de una rosa !!!
  • El hombre que agrede a una mujer, dejó de ser hombre!!!
  • La justicia es como el sol, ilumina a todos por igual !!!suponíamos

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.