La delgada línea entre el marketing multinivel y el esquema piramidal. Parte I

El network marketing o marketing multinivel, de sorprendente desarrollo en el país en la última década, ha dejado de ser una curiosa forma de actividad familiar, vecinal y social para convertirse en un fenómeno empresarial desarrollado sobre una política no muy clara de promoción del gana-gana que ha originado una fuerte intervención estatal a través de la Ley 1700 de 2013, en pos de prevenir, contener y reprimir esquemas de captación ilegal de dinero del público que tanto se muestran a la luz del día, como se ocultan o camuflan tras estos matices de emprendimiento.

Recordemos que el esquema Ponzi, Célula,  Burbuja, o pirámide como lo conocemos en nuestro medio, no es más que un sistema de inversión que promete beneficios sin un negocio real que lo sustente, donde  estos “beneficios” surgen de los “siguientes inversionistas”, quienes al entrar en el negocio son los que pagan a quienes llegaron antes; este sistema funciona  solamente en la medida que  crezca la cantidad de nuevos “capitalistas”, floreciendo particularmente en mercados de minima inversión saturados por prácticas cerradas de pobre rentabilidad o en burbujas económicas momentáneas, siendo siempre, al final, una intervención estatal o un fallo judicial los que establecen que el sistema  era en realidad un esquema Ponzi, con la repetida peculiaridad que, con este esclarecimiento, quien participó de ultimo, pierde su dinero y no puede recuperarlo.

Una sutil variación del esquema Ponzi, detectado por las Autoridades Colombianas -más no por ello creado en el país-, consiste en lasVentas en Pirámide, que no es otra cosa que la promoción extremadamente favorable de productos o servicios espectaculares a un precio oferta permanente inferior a su valor real de mercado, e incluso hasta gratis, a condición de conseguir un numero predeterminado de nuevos “consultores, empresarios, “emprendedores o, distribuidores independientes”, para fortalecer el negocio, formula que inexorablemente acaba formado una pirámide clásica que a mayor o menor tiempo, deja de crecer y finalmente el “fabuloso negocio” colapsa. Las invitaciones más comunes se presentan mediante seductores eslogan motivacionales del tipo“Perder peso ahora", "Perdí 30 libras en 30 días", “Gane mil dólares mensuales trabajando desde casa”, “¡Hágase rico fácilmente, pregúnteme cómo!”, “Por fin, las vacaciones que siempre has soñado”, “Hable inglés rápida y fluidamente”, “Chino mandarín el verdadero idioma de los negocios”, “el momento de cambiar es ahora”, etc., siendo los bienes y servicios a adquirir para revender de distintas entidades, calidades y orígenes: productos de belleza, de limpieza; cursos de inglés, de meditación; elementos de cocina; viajes y vacaciones; libros, vitaminas, adelgazantes, hierbas, entre muchas otras variedades. La certeza de que existe un producto real, acompañado de cierto beneficio colateral aparente detrás del asunto (el “consultor, empresario, “emprendedor o, distribuidor independiente” se puede quedar el producto, o se supone que aprenderás inglés, o adelgazaras, o te iras de crucero, etc.) permite matizar el trasfondo piramidal cierto del negocio al envolverlo con un manto de difusa legalidad como una venta directaContinúa...

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.