La DIAN miente de forma desconcertante

Es normal tener distintas interpretaciones sobre la abundante normatividad tributaria. De allí que existan amplios estudios de hermenéutica tributaria. Pero las distintas posiciones que se expongan deben tener cierto fundamento  legal que permita tener un conocimiento básico de los que se pretende comprender.

Ese conocimiento básico debe provenir de la administración tributaria, quien por excelencia es la mayor doctrinante en aspectos fiscales. De allí que se exprese su posición mediante oficios, conceptos, circulares entre otros.

No obstante, existen otros canales de comunicación que tenemos con la administración tributaria y que no vinculan jurídicamente su posición doctrinaria, como es el caso de los comunicados de prensa, los tweets, las  declaraciones en fans page de Facebook, las declaraciones de sus funcionarios directivos.

Y es que precisamente esos canales de información están fundados en buenas voluntades mal articulado y terminan por convertirse en el némesis de la administración tributaria.

Una prueba de ello ha sido la campaña de la Mejor selección donde una cosa expresa el director encargado, otra la subdirectora de ingresos, otra la oficina jurídica, otra los funcionarios de atención al cliente, otra los decretos y otra muy distinta la doctrina.

Para la muestra un botón, el decreto 3032 de 2013 en su artículo 1 señala una serie de definiciones que son imperativas a la hora de comprender las categorías tributarias. En el caso de la definición de “cuenta y riesgo propio” la subdivide en servicios personales y actividades económicas.

En el caso puntual de las actividades económicas señala:

“2. Una persona natural realiza actividades económicas por cuenta y riesgo propio, distintas a la prestación de servicios personales, si cumple la totalidad de las siguientes condiciones:

a). Asume las pérdidas monetarias que resulten de la realización de la actividad;

b). Asume la responsabilidad ante terceros por errores o fallas en la realización de la actividad, y

c). Sus ingresos por concepto de esos servicios provienen de más de un contratante o pagador, cuyos contratos deben ser simultáneos al menos durante un mes del periodo gravable”

Nótese que solo menciona 3 condiciones, i) asumir perdidas, ii) asumir responsabilidades y iii) simultaneidad en los contratos o pagadores. Sin embargo cuando la DIAN responde a los contribuyentes en su portal web,  señala que cuenta y riesgo propio para el caso de las actividades debe comprenderse así:

Observemos que la condición “C” señala que se deben incurrir en costos y gastos fijos iguales o superiores a un 25%, condición que en ningún momento fue señalada en el artículo 1 del decreto 3032 de 2013.

Es por eso que hacemos un llamado a la administración tributaria en brindar información confiable a los contribuyentes y en la medida de los posible hacer que un experto del sector privado revise sus publicaciones antes de ser publicadas. Pues los contribuyentes tenemos DERECHO  a que se nos brinde información oportuna y eficaz.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.