La DIAN y las NIIF

La contabilidad sirve de base de los impuestos independientemente del modelo de interacción que se estime conveniente. De allí que el artículo 165 de la ley 1607 de 2012 previese un tiempo prudente de cuatro años para analizar los efectos que las NIIF generan en las bases imponibles.

De allí que el año pasado haya sido expedido del decreto 2548 que pretende dar seguridad jurídica a los contribuyentes obligados a llevar contabilidad. Partió de la teoría de dos sistemas, uno el de las conciliaciones, y otro el del libro tributario.

Ahora bien, institucionalmente la DIAN debe dar pasos prontos y seguros en el tema. De allí que el decreto 2548 de 2014 estableciera que se harían pilotos para identificar los efectos que tendrá el nuevo modelo de principio contables.

Para ello, el pasado 8 de abril la DIAN expidió el Memorando 106 que señala el derrotero que tomará la entidad  respecto a este tema. Se anuncia la expedición de un concepto unificado del decreto 2548 de 2014, el cual estará dividido en dos partes, una, tendiente a dar claridad en la forma en que deben dar cumplimiento al decreto los contribuyentes, y otra parte especial, tendiente a absolver consultar de carácter general. Dicho concepto unificado constituirá la guía práctica que la DIAN suministrará a los contribuyentes obligados a llevar contabilidad.

Lo anterior desde el punto de vista de los contribuyentes, pero interiormente la DIAN ha dispuesto capacitar a sus funcionarios, y para ello, el equipo NIIF de la DIAN y la Escuela de la DIAN tomarán un rol trascendental según lo señala el artículo tercero del memorando.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.