La educación universitaria ya no nos hace competitivos

En el pasado se creía, y muchas veces con razón, que estudiar una carrera universitaria nos hacía competitivos y nos aseguraba una mejor calidad de vida, y por qué no, era una excelente herramienta para incrementar la movilidad social, pero eso ya no es así, por lo menos para las personas sin recursos económicos suficientes que complementen y apalanquen la formación universitaria.

La gran cantidad de personas con título universitario y la pésima calidad de la educación superior, hace que el título universitario haya perdido valor y no aporte  ninguna  diferenciación respecto al conjunto de individuos de la sociedad. ¡Es que en cualquier parte se consiguen títulos universitarios de tres al cuarto!, y esto  ha llevado a que estos títulos se desvaloricen, al igual que el papel moneda cuando se emiten más de los que corresponden a la realidad económica.

Las universidades llamadas de garaje están por todas partes, y desde que Internet permitió estudiar online, ha surgido infinidad de institutos virtuales con rimbombantes nombres que ofrecen carreras con sonoros títulos que al final de cuenta sirven para poco más que nada. Cualquiera con unos cuantos dólares se puede conseguir un título de MBA en una universidad europea de bonito nombre de origen dudoso o desconocido, pero que aquí le permite sacar pecho y sentirse orgulloso aunque sea incapaz de encontrar aplicabilidad a lo que absorbió en unos meses de clases virtuales grabadas por quien sabe quién.

Las universidades en su afán mercantilista se han inventado cualquier cantidad de “profesiones” que  ha diluido el valor de una verdadera profesión. Hay ingenierías con nombres tan rebuscados y extraños que resulta difícil identificar qué puede hacer una persona con un título de esos, y la gente con el afán de agregar cualquier cartón a su hoja de vida  estudia algo de lo que no están seguros si le será de utilidad en el futuro, y en efecto, en la mayoría de los casos  no le servirá para nada, ya que terminará trabajando en algo que nada tiene que ver con su flamante título universitario, y lo que es peor, con un sueldo bajo que no corresponde a lo que se espera de alguien con educación superior.

El título universitario es útil cuando la profesión que le corresponde es útil, y además cuando la universidad que lo forma es de alta calidad, lo que normalmente no sucede y de ahí que estemos inundados de profesionales incapaces de demostrar que son profesionales, o por lo menos que sean útiles.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.