La enfermad holandesa nos pasa factura

La enfermedad holandesa que sin lugar a dudas afectó a Colombia gracias (o por desgracia) a la producción petrolera y minera, y al bueno precio que mantuvieron esas materias primas por un tiempo, hoy no está pasando factura debido a la caída del precio del petróleo y al abandono en que el estado sometió al sector industrial del país que hoy es incapaz de producir lo necesario para compensar los ingreso dejados de percibir por el sector minero energético.

Una afirmación de un senador en el sentido que un ministro del que no quiso dar el nombre le había dicho que habiendo petróleo el país no necesitaba nada más (hablando de la desprotección del sector agrícola que condujo al paro agrario previo a las elecciones anteriores), refleja el irresponsable manejo que el gobierno colombiano dio  a la economía que hoy nos está  pasando la cuenta de cobro.

A pesar de que la llamada enfermedad holandesa se le conoce desde los años 60 y sus características desde mucho antes, el gobierno hizo caso omiso a las advertencias y creyó que con producir petróleo y minerales tendría la vida solucionada, lo cual fue cierto pero sólo por unos pocos años, los pocos años que nuestros políticos son capaces de planear, pues es bien sabido que aquí no se planea más allá de las siguientes elecciones y los resultados de tal irresponsabilidad o seguramente incompetencia  la estamos sufriendo hoy,  y la pagaremos nosotros con nuestro bolsillo, con nuestro estómago.

Con el boom petrolero y minero el gobierno se dedicó a repartir dinero a diestra y siniestra con el fin de asegurar unas mayorías políticas en todo el país y no invirtió en infraestructura ni invirtió en fortalecer el tejido industrial del país como si no hubiera un mañana, y el resultado es que no tenemos empresas que produzcan lo necesario ni tenemos infraestructura que permita ser competitivos y resurgir, y los ingresos por exportaciones de petróleo por el suelo debido a la caída del precio del crudo, de manera que la solución mágica que ha encontrado el gobierno es meterle la mano a los bolsillos de los colombianos vía impuestos y vía gasolina cara.

El gobierno abandonó al sector empresarial y ahora que necesita ingresos  impone más impuestos a ese desamparado sector empresarial que se hundirá aún más,  lo que hará crecer el desempleo y a la vez disminuir aún más el recaudo de impuestos, puesto que no se crearán más empresas, algunas perderán valor y otras cerrarán, es un círculo vicioso obvio que solo una mente  obtusa no es capaz de dimensionar.

Si el gobierno hubiera dedicado los ingresos producto del boom minero y energético para fortalecer la industria nacional, hoy tendríamos una economía fuerte capaz de absorber la disminución de ingresos provenientes de las materias primas. Tendríamos empresas grandes y fuertes pagando suficientes impuestos para equilibrar el presupuesto nacional. Pero no ha sido así y el resultado es el que estamos viendo.

Vaya que el gobierno no ha sido capaz de entender conceptos básicos de economía, o tal vez simplemente a nuestro presidente y a nuestros ministros sólo les preocupa  la fortaleza política de sus partidos y por eso han desestimado lo obvio.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.