La frustración que causa solicitar soporte técnico a un monopolio al que no le importa el cliente

Pocas veces se experimenta tanta frustración como al intentar comunicarse con servicio al cliente de un monopolio que da claras muestras de despreciar al cliente, de no importarle nada. Tengo millones de clientes, usted me importa un c…omino, seguramente se dirá para sus adentros.

Esta historia comienza con un problema en el servicio de televisión por cable prestado por lo que una vez fue Telmex y que hoy se hace llamar Claro soluciones fijas.

15 minutos al teléfono sin respuesta alguna. Tres intentos más de 10 minutos cada uno sin conseguir respuesta.

Como prueba, en lugar de marcar 1 para reportar fallos en el servicio se marca 2 para adquirir productos. ¡Sorpresa! En menos que canta un gallo una chica con una agradable voz contesta el teléfono. Nada comparable con los 50 minutos previos tratando de contactar a quien se encarga de solucionar problemas. Mal augurio de la aventura que sigue.

La amable niña vendedora, desilusionada porque no es un cliente potencial sino un cliente frustrado el que tiene al teléfono, sin mucha gana (por su tono de voz) transfiere la llamada a servicio técnico, y luego de esperar 5 minutos por fin alguien contesta.

Enterada del problema la niña de soporte técnico, y luego de pedir una cantidad de datos irrelevantes para solucionar el problema, afirma que la solución pasa por desconectar el decodificador del tomacorriente, esperar 5 segundos y conectar nuevamente, que ella procederá a realizar una actualización del decodificador, y que mientras tanto espere en la línea…. 5 minutos, 15 minutos, 23 minutos y ni un respiro al otro lado de la línea. Aló, Aloo, alooo, aloooo… Vaya, se descubre que se ha quedado hablando solo durante todo ese tiempo. Seguramente la niña del teléfono ha salido a tomar un café y se olvidó del furioso pero cortés cliente que resignado espera con una luz de esperanza de que alguien pronuncie la ya molesta frase “gracias por su espera en línea”. Pero no sucede luego de 25 minutos.

El proceso se repite tres veces más. Exactamente igual. Lo único que cambia es que la niña que contesta al número 2 de ventas ya reconoce al frustrado cliente, y trata de ser condescendiente con él y le  expresa que los siente mucho pero que de inmediato lo comunicará con soporte técnico.

Dejo de contar mi historia porque aún no está completa. Debo hacer otro intento de comunicarme al odioso 01 8003 200 200. Sólo  espero que hoy esté la niña entusiasta de agradable voz que se encarga de vender los productos  como si se tratara de una empresa a la que le importan los clientes.

Edinson Sabogal Bernal

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. lujeduarte dice:

    FELICITACIONES POR TAN ELOCUENTES ESCRITOS QUE BUENO SERIA CONOCER SOBRE LA VIDA Y OBRA DEL ACTUAL ESCÁNDALO DE SALUD COOP Y DE SU GRUPO ESTAFADORES EMPEZANDO POR PALACINO Y EL FISCAL MONTE ALEGRE A VER SI ALGÚN DÍA TENEMOS AUTONOMÍA PARA PODER ADMINISTRAR JUSTICIA EN NUESTRO PAÍS.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.