La importancia del storytelling en la marca personal

El storytelling es un fenómeno de moda en todos los ámbitos publicitarios, pero que todavía mucha gente no utiliza. A pesar de que se use el término anglosajón, el significado de storytelling no es más que “contar historias”, simplemente eso.

Hoy en día no verás anuncios que no intenten contarte una y seguramente notes que cada vez se puede conocer más la historia de todas las empresas y organizaciones, ya que potencian este punto para intentar conectar con el público de una manera diferente a como lo hacían anteriormente con los anuncios más comerciales.

Pues si quieres trabajar tu marca personal, no te va a quedar otra que convertirte en otro “storyteller” más. No hay nada que conecte más con otra persona que conocer su historia, sus fracasos, sus éxitos, cómo ha llegado hasta donde ha llegado y qué ha hecho por el camino.

Hay varias maneras de utilizar el storytelling para tu marca personal, pero las tres que vas a ver a continuación son las más efectivas a la hora de aumentar la influencia de tu marca personal.

  1. Si tienes un blog, trabaja una sección de “Sobre mí”

El blog puede ser tu arma principal para difundir tu marca personal, por lo que ahí es donde debes centrar todo tu storytelling. Sin tan siquiera haber empezado a escribir entradas o contenido, debes crearte una sección en la que expliques quién eres con el título de “sobre mí”, “quién soy” o cualquier variante.

En esa sección no debes poner que tienes numerosas titulaciones, que tu experiencia en empresas te avala y demás. Puedes ponerlo, pero no es el objetivo principal y toda esa información debe ser un soporte para la más importante: tu propia historia.

Cuenta quién eres, qué es lo que te apasiona, por qué te dedicas a tu profesión, cómo eres y en general todo sobre ti. No tengas miedo a contarlo todo, porque más allá de provocar cualquier efecto negativo, lo que harás es conseguir la confianza de tu público que te dará más crédito al saber mucha información sobre ti.

  1. Cuenta una pequeña historia allá donde vayas

Si vas a un evento a realizar una presentación, si tienes que explicarle a alguien tu proyecto o simplemente quieres escribir en tu blog sobre cualquier tema, cuenta una historia. No hay nada mejor que abrir todo este tipo de acciones con una historia que atraiga al público y lo mantenga atento al resto del tiempo.

Lo más importante de cualquier tipo de presentación o texto que hagas será siempre el principio y el final, por lo que empezar con la historia y finalizar utilizando todo lo que hayas explicado en el centro para dar fin a esta historia será el mejor método para conseguir permanecer en la memoria de todos tus oyentes o lectores.

  1. No solo cuentes tus victorias, cuenta también tus derrotas

A menudo muchos se equivocan usando el storytelling tan solo contando las historias de éxito, cuando está comprobado que cuando las personas exitosas cuentan sus historias de fracasos tienden a conectar todavía más con su público.

Es importante que, entre todas las historias, siempre haya alguna en la que cuentes que te equivocaste, que elegiste mal o que no hiciste lo correcto. Eso ayudará a que el resto te vea como alguien más humano y más cercano que si solo vas contando todo lo que te ha salido bien en la vida.

Una persona que no es capaz de crear un discurso o texto que llame la atención y quede en el recuerdo de su público durante un tiempo determinado, tendrá problemas para hacer crecer su marca personal. Incluso en los temas que, a priori, parecen más aburridos se puede crear una historia.

De hecho, como has podido ver en los tres apartados, ni siquiera hace falta crear una historia porque podrías contar simplemente la tuya, exponerla ante tus seguidores y hacerles ver cómo eres y por qué haces lo que haces.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.