La imputación del pago en obligaciones periódicas o a plazo de naturaleza comercial. Generalidades

Ya hemos determinado que las normas comerciales / financieras / bancarias para la imputación del pago se aplicaran cuando en la operación comercial se efectúe entre comerciantes, entre un comerciante y un no comerciante, o cuando las personas del común,  “… ejecuten ocasionalmente operaciones mercantiles no se considerarán comerciantes, pero estarán sujetas a las normas comerciales en cuanto a dichas operaciones…”  de tal suerte, que ahora exploraremos la normatividad regulante partiendo de las dos reglas generales previstas en el Artículo 881 del C. de Co:

ARTICULO 881. REGLAS PARA LA IMPUTACIÓN DEL PAGO. Salvo estipulación en contrario, la imputación del pago se hará conforme a las siguientes reglas: 

Si hay diferentes deudas exigibles, sin garantía, puede el deudor imputar el pago a la que elija; pero si una de las deudas exigibles tuviere garantía real o personal, no podrá el deudor imputar el pago a ésta sin el consentimiento del acreedor. 

El acreedor que tenga varios créditos exigibles y garantizados específicamente, podrá imputar el pago al que le ofrezca menos seguridades.

En principio, se conserva de manera rudimentaria el régimen civil de imputación  al pago, en cuanto que,  “…la hará la deudor…”, pero de manera extremadamente precaria, ya que, de tener con el mismo acreedor “…diferentes deudas exigibles…”, puede “…imputar el pago a la que elija…”, siempre y cuando, sean obligaciones no amparadas con ninguna clase de garantía, ya personal [letra, cheque, pagaré, factura, etc] o real [prenda, o hipoteca] porque en caso de estar garantizadas “… no podrá el deudor imputar el pago a ésta sin el consentimiento del acreedor…”, es decir, en la practica, en nuestro día a día, la imputación del pago, siempre la hará el acreedor.

No obstante lo anterior, la norma va mucho más allá, hasta el punto de precisar que de tener el deudor varios créditos exigibles y garantizados cada uno de manera especifica, esto es, amparados cada uno con letras, cheques, pagarés, facturas, prenda o hipoteca, en caso de un pago, el acreedor “…podrá imputar el pago al que le ofrezca menos seguridades…”, que en el normal desarrollo de las actividades, se entiende como al crédito más antiguo, el que más atrasado se encuentre, o el que este asegurado con garantía personal.

Ahora bien, curiosamente, al no contener el Código de Comercio reglamentación especial para la imputación del pago en obligaciones periódicas o a plazo en mora, de manera extraordinaria y remisoria, se aplica tal lo dispone el artículo 1653 del Código Civil, esto es:

“Si se deben capital e intereses, el pago se imputará primeramente a los intereses, salvo que el acreedor consienta expresamente que se imputen al capital”.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.