La inmoralidad de los impuestos en Colombia

En Colombia hay una enorme evasión tributaria, y hay varias razones para que ello sea así;  una de esas razones, o quizás una excusa dirán algunos, es la aparente inmoralidad de los impuestos de cara al  ciudadano debido al uso que el estado hace de estos.

Es función el estado servir a la comunidad, dice el artículo 2 de nuestra constitución política,  y es deber del ciudadano financiar al estado, lo dice el numeral 9 del artículo 95 de nuestra constitución  política, pero la gente percibe que sólo el ciudadano cumple con su parte, más no el estado.

El impuesto es en una imposición económica que el quita al ciudadano parte de los ingresos que obtiene con su trabajo, algo que de por sí no es de buen recibo, y el disgusto es mayor cuando el ciudadano se entera que el dinero que le han quitado es utilizado para beneficio particular de quienes hacen parte de las estructuras del estado que tienen como función quitarle a la gente parte de su patrimonio.

Que el estado le quiete el dinero a la gente y que luego un funcionario o político corrupto se lo apropie, tiene un gran efecto negativo en la forma como el ciudadano percibe la función del estado.

En Colombia los impuestos regresivos son pan de cada día. Hasta el más infeliz debe pagar un impuesto al estado si quiere comer, si quiere vestirse, si quiere utilizar el transporte público, etc. Hay mucha gente que come menos por culpa del dinero que el estado le quita por medio de los impuestos, y ver que ese dinero, que podría ser para dar de comer a sus hijos, o para comprarles medicina, es utilizado como fondo de caja menor por los gobernantes de turno, es una aberración, es un crimen.

Literalmente hay gente que pasa hambre para poder pagar los impuestos. Incluso quienes tienen mayor capacidad económica se ven en serios aprietos para pagar sus impuestos. Deben hacer créditos, o dejar de comprar bienes que sus negocios o sus familias necesitan con urgencia, y naturalmente que sienta muy mal cuando esas personas se enteran lo que han hecho con su dinero.

Mirar por televisión a un senador desvergonzado pedir dinero para aprobar una ley, por ejemplo, indigna a quien el estado le ha quitado su dinero para luego entregárselo a un impresentable que ni siquiera guarda las apariencias. Son situaciones que hacen inmorales los impuestos. Y es una historia que se repite cada día.

Esta realidad hace que el ciudadano crea justo no pagar impuestos. Causa un gran dolor tener que quitarles el pan de la boca a los hijos para entregárselo a un político ladrón. No es natural un sometimiento así.

En una nota anterior hablamos sobre los países escandinavos donde la carga tributaria que soportan los ciudadanos es muy superior a la que soportamos los colombianos, con la diferencia que en esos países existe una gran responsabilidad social por parte  del estado y los políticos son mucho más transparentes. La gente paga muchos impuestos pero recibe enormes beneficios del estado. Anotábamos que por ejemplo la educación es gratuita hasta el nivel de doctorado. Una sociedad con esos beneficios paga gustosamente sus impuestos.

Es que el impuesto no es más que una transacción comercial. Le doy esto al estado y el estado me da aquello. Pero ello no sucede en Colombia; el estado de muy poco o nada por lo que nos quita utilizando su gran poder.

Como resulta obvio, mientras la corrupción no se reduzca hasta las justas proporciones, el ciudadano tendrá una justificación, o una verdeara razón para hacerle el quite  al pago de los impuestos. Es que nadie va a un centro comercial a comprar 10 camisas para que  luego le entreguen una, o ninguna en la mayoría de los casos. Es natural que  un ciudadano  no quiera hacer ese negocio. Antinatural seria que luego de ser embaucado y estafado quiere seguir negociando con el  mismo delincuente. Eso no se le puede exigir a nadie.

Adicionalmente, causa molestia que el estado sólo se centre y se esfuerce en mejorar el recaudo, esto es en quitarle más plata a la gente, pero no es esfuerce en mejorar la gestión de esos recursos. Entre más apriete el gobierno y más robe, la resistencia a pagar impuestos aumentará, e inclusos muchos se verán tentados a salir del país, todos los que puedan hacerlo.

Qué bonito sería ver una Dian fortalecida, pero también una contraloría y una fiscalía fortalecidas.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. Cecilia salgado dice:

    lamentablemente es real esa situación en nuestro pais y a todos nos parece injusta toda esta situacion que cada vez se hace peor ya que cada año aumentan los impuestos y el salario es pobre que lastima que colombia siendo un pais con tanta riqueza sea tan explotadora a nivel tributario y que le quiten a los pobres los pocos centavos que consiguen para vivir.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.