La inversión en derechos fiduciarios de proyectos inmobiliarios

En estos días se ha estado promocionando mucho por los medios, la inversión en derechos fiduciarios en proyectos de construcción de hoteles, centros comerciales, edificios, bodegas y similares.

La inversión en finca raíz es definitivamente la mejor opción en este momento y los derechos fiduciarios son un buen mecanismo al alcance de inversores de cuantías moderadas (en todo caso por encima de los $ 40.0 millones)

Debe sin embargo tenerse claro, que el mecanismo del derecho fiduciario solamente asegura que el dinero de la inversión se utiliza estrictamente en ella pero de ninguna manera asegura el éxito económico representado en el rendimiento de la inversión por parte de quien la realiza.

Este éxito solo lo asegura que lo que se esté construyendo (características) y los precios a los que haya de venderse, representen interés para clientes potenciales y la competencia no los tenga mejores.

Unos precios más altos que los de la competencia, así no sea por mucho, en proyectos similares y cercanos geográficamente, o una gran oferta en cantidad y una demanda pequeña, lo que aseguran es un posible fracaso.

No le "coman cuento" a los promotores comerciales. Analicen, con personas que de verdad sepan, el proyecto constructivo frente a la demanda, y a la competencia que ofrece otros, en cuanto a sus características y precio.

Hay que analizar el proyecto, la tradición y seriedad de la constructora, y la solvencia y experiencia de la Fiduciaria. Si alguno de ellos no les inspiran confianza, no inviertan.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.