La inversión extranjera en sociedades no minero - energéticas Vrs la inversión nacional

Que sensación les produce leer el artículo del Tiempo – Diciembre 30 del 2013 -  en el que relaciona la gran cantidad de marcas que entrarán a Colombia en el 2014 y la incursión de ellas en sitios de ingreso media y bajo y alta concentración poblacional como el barrio Kennedy de Bogotá?

A mí, la de que aparte del reconocimiento de la existencia de una economía creciente por la disponibilidad de dinero para el consumo, el mercado creciente derivado y la globalización del mismo, a los Colombianos nos está dejando el bus.

Parece que o no captamos las oportunidades del mercado, o el espíritu emprendedor esta algo dormido, porque plata es lo que hay. Si no, miren como la demanda por acciones de las recientes emisiones de sociedades inscritas en bolsa que han ofrecido acciones, supera en muchísimo esa oferta.

No recuerdo el nombre de ningún negocio nacional de consumo masivo, o de cualquier tipo diferente del minero – energético, que haya surgido recientemente con fuerza y que suene suficiente - se promocione - para atraer la demanda latente.

Quizás algo Home Center, Cementos Argos y pare de contar.

Ciertamente a nivel individual es difícil, aunque no imposible, seguir el camino que en algún momento siguieron y llegar a donde siguieron Arturo Calle, Crepes & Wafles, Pan pa ya, o seguirse desarrollando como Frisby o Juan Valdés, pero hay la posibilidad de que pequeños capitales se unan alrededor por ejemplo de fiducias, para montar negocios competitivos por volumen, tecnología, productos y servicios.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.