La ley 1774 de 2016. Ley Limosna de Antimaltrato Animal

Estábamos en mora de dedicar un espacio para referirnos a la pomposa ley antimaltrato animal, refulgente escudo de este buen estado santista (santiflista para los entendidos) que la alza  como vivido ejemplo de su dadivosidad en medio de sus bravuconadas tartamudeantes cada vez que perdemos un round con Nicaragua y menos comprometidos nos sentimos en su ideario de paz con impunidad.

No salimos de nuestra cotidiana incredulidad, cuando no obstante pregonar la Ley 1774 de 2006 hidalgamente en su Artículo 1º que “ … los animales como seres sintientes no son cosas, recibirán especial protección contra el sufrimiento y el dolor, en especial el causado directa o indirectamente por los humanos…”, líneas adelante, en un obscuro y marañoso trance de su Artículo 5º, típica ratificación de aquel aforisma de “hecha la ley, hecha la trampa” fija el  Parágrafo Tercero del Artículo 339 B del Código Penal precisando, que :

“…quienes adelanten las conductas descritas en el artículo 7º de la Ley 84 de 1989, no serán objeto de las penas previstas en la presente ley…”

De tal manera que a regañadientes debemos acudir al texto normativo remisorio, para estupefactamente entender cuáles son esas excepcionales conductas indultadas:

“…Artículo 7: ….., el rodeo, coleo, las corridas de toros, las novilladas, corralejas, becerradas así, como las riñas de gallos y los procedimientos utilizados en estos espectáculos...”

Es decir, ni más ni menos que  en “…el rodeo, coleo, las corridas de toros, las novilladas, corralejas, becerradas así, como las riñas de gallos y los procedimientos utilizados en estos espectáculos...”  como muestras por excelencia de la cobardía, la barbarie y miseria humana, los animales como seres sintientes, no recibirán especial protección contra el sufrimiento y el dolor causado directa o indirectamente por los humanos, paradoja que nos lleva a recordar excéntricamente a Mateo 6:3 que nos cuenta “…  cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha…”, correspondiente exactamente a esta política de estado, donde se firma con la mano izquierda la limosna animal que constituye esta ley, en tanto con la derecha, alza la bota, y olé…!

Al fin de cuentas fuimos, somos y como que seguiremos siendo, “Colombia país de cafres” en la voz del Maestro de Maestros Don Darío Echandía Olaya,  o “Colombia País de m…..” en la renovada del Periodista Jaime Garzón…

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

7 Opiniones
  1. floretita dice:

    Amo a los animales y no es justo que los maltraten, el que maltara a un animal lo hace con cualquier persona indefensa, y no solo a los animales tambien a nuestra madre tierra, con tanta contaminacion de rios, tala de arboles, explotacion de la tierra.
    si en este pais nuestros gobiernos hacen lo que quiera con nosotros que podemos opinar y defendernos, que se deja a la flora y la fauna que no tienen quien los defienda?

  2. MARIAM GARZON dice:

    Los animales son seres que Dios a dado al ser humano para su servicio, pero hoy el hombre se ha vuelto esclavo de los perros, si no vean cuantas personas limpian al perro, recogen sus deposiciones y lo tratan como un ser humano; ahora es más grave el maltrato animal que el aborto de niños que se vende como "derecho". Ahora por nuestros mandatarios oremos para que sean sabios y justos, si se dictan persecuciones a grupos alzados en armas que sea para todos. Y los indicadores económicos, sociales califica como esta el gobierno.

  3. Cristian dice:

    Leyendo este comentario me sentí en Voz (Proletaria), Tribuna Roja (Moir), Resistencia (FARC) o leyendo un comunicado del Centro Democrático. Los extremos se tocan!

    • Fernando Calderón Olaya dice:

      Agradecemos su participación.
      Lamentamos su estrecho criterio

      • Cristian dice:

        En su caso particular gerencie.com debería suprimir eso de "Siéntase libre de opinar", porque si la respuesta a una opinión es un insulto, no vale la pena opinar.

        Decir que una crítica tan ácida como la que usted hace del presidente, a quien trata de brabucón y tartamudo, es propia de medios como Voz, Tribuna Roja, Resistencia o comunicados del Centro Democrático, es una crítica a la ubicación del comentario y no a la concepción ideológica del autor, quien puede pensar lo que quiera.

        Estimo que los comentarios que hacen los analistas de gerencie.com no deberían asumirse como editoriales sino como simples columnas, pues un editorial refleja la posición del medio, una columna la posición del analista. Y yo no creo que su comentario corresponda al pensamiento de la publicación.

        A mi particularmente me gusta ver a gerencie.com en el papel que tradicionalmente ha desempeñado: un medio de fácil acceso, con perfiles académicos, actualizado, objetivo, centrado, respetuosamente crítico y proveedor de mucha información.

        • Fernando Calderón Olaya dice:

          Usted es libre de opinar y en tal sentido disiente de ciertos aspectos de la publicación, por lo que una vez más, agradecemos su participación e ilustración de sus lecturas de antaño, las cuales no hicieron parte de nuestro bagaje academico, intelectual ni profesional.-

          Por lo demás, los editoriales criticos hay que contextualizarlos para no perderse.-

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.