La limitación de costos y deducción por renta exenta ¿afecta solo a independientes?

La reforma tributaria tiene puntos neurálgicos que necesitan resolverse lo más pronto posible. Ejemplo de ello, es la remisión de las normas de renta aplicables al CREE, la depuración de la base gravable del impuesto complementario de normalización tributaria, y la limitación de costos y deducción a la categoría de empleados por la renta exenta del 25%.

Precisamente este último punto es el que queremos analizar hoy, a la luz de los decretos reglamentarios. Aclaramos que es a la luz de estos, y no a la luz de la doctrina o la ley, pues como ya lo vimos en el especial de personas naturales determinar la categoría tributaria depende desde la óptica que se mire.

Inicialmente las personas naturales no se preocuparían por el artículo 26 de la reforma tributaria, en tanto no sean empleados, o independientes asimilados a empleados. De allí que lo que queremos resaltar es que esta norma puede afectar a cualquier persona natural independientemente de la actividad que realice. Veamos porque.

El decreto 3032 de 2013 estipuló un sistema de conjuntos para clasificarse dentro de la categoría de empleados, en el numeral 2 del artículo 2 del decreto se lee:

  1. Conjunto 2:

a). Sus ingresos brutos provienen, en una proporción igual o superior a un ochenta por ciento (80%), de la prestación de servicios de manera personal o de la realización de una actividad económica, mediante una vinculación de cualquier naturaleza, independientemente de su denominación, y

b). No presta el respectivo servicio, o no realiza la actividad económica, por su cuenta y riesgo, de conformidad con lo previsto en el artículo anterior

Como se resalta, simplemente con realizar cualquier actividad económica, pero ¿Qué es realizar una actividad económica? Cualquier cosa, llámese arrendamientos, rentas de capital, vender bienes, construir, etc. Realizar esa actividad en una proporción superior al 80% y NO TENER cuenta y riesgo propio, se es empleado. Entonces toma fuerza la definición de cuenta y riesgo propio.

El artículo 1 del decreto 3032 de 2013 define como cuenta y riesgo propio para las personas naturales que realizan actividades económicas, en el siguiente sentido:

  1. Una persona natural realiza actividades económicas por cuenta y riesgo propio, distintas a la prestación de servicios personales, si cumple la totalidad de las siguientes condiciones:

a). Asume las pérdidas monetarias que resulten de la realización de la actividad;

b). Asume la responsabilidad ante terceros por errores o fallas en la realización de la actividad, y

c). Sus ingresos por concepto de esos servicios provienen de más de un contratante o pagador, cuyos contratos deben ser simultáneos al menos durante un mes del periodo gravable.

Entonces, si ese comerciante, rentista de capital,  y cualquier persona independientemente de la actividad que realice, solo tiene un contratante o pagador, NO TENDRÍA cuenta y riesgo propio, y cumpliría a cabalidad las condiciones señaladas en el conjunto 2 del artículo 2 del decreto 3032 de 2013, y sería empleado para efectos tributarios.

Ahora bien, imágenes en el caso de un comerciante, que vende cualquier producto tangible, ese comerciante por ser catalogado como empleado quedaría sujeto al parágrafo 4 del artículo 206 del estatuto tributario que señala:

 “Parágrafo 4°. La exención prevista en el numeral 10 procede también para las personas naturales clasificadas en la categoría de empleados cuyos pagos o abonos en cuenta no provengan de una relación laboral, o legal y reglamentaria, de conformidad con lo previsto en los artículos 329 y 383 del Estatuto Tributario. Estos contribuyentes no podrán solicitar el reconocimiento fiscal de costos y gastos distintos de los permitidos a los trabajadores asalariados involucrados en la prestación de servicios personales o de la realización de actividades económicas por cuenta y riesgo del contratante. Lo anterior no modificará el régimen del impuesto sobre las ventas aplicable a las personas naturales de que trata el presente parágrafo, ni afectará el derecho al descuento del impuesto sobre las ventas pagado en la adquisición de bienes corporales muebles y servicios, en los términos del artículo 488 del Estatuto Tributario, siempre y cuando se destinen a las operaciones gravadas con el impuesto sobre las ventas”.

Ese comerciante tendría una renta exenta del 25%, pero no tendría derecho a solicitar costos y deducción como lo señala el artículo 26 de la reforma tributaria.  Es como si el comerciante, tuviera una rentabilidad (al menos nominal) del 75% (100% de ingresos menos 25% de renta exenta), por  la infortunio de quedar catalogado como empleado y tener tan solo un contratante o pagado.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.