La locomotora minera no sólo acabará con el medio ambiente sino con la economía tradicional

La locomotora minera que el gobierno  ha impulsado como el pilar del crecimiento económico  no sólo está acabando con nuestros recursos naturales y el medio ambiente, sino que amenaza con acabar con los sectores tradicionales de la economía.

Ya prestigiosos diarios económicos como The Economist han afirmado que Colombia sufre importantes síntomas de la enfermedad holandesa y uno de esos síntomas es la apreciación del peso con respecto al dólar lo que afecta gravemente a los sectores tradicionales de la economía.

Un peso apreciado significa que los exportadores recibirán menos pesos por sus exportaciones lo que les hace perder competitividad y hasta los pone en riesgo de desaparecer, como es el caso de los caficultores que tiene dos problemas de primera línea: precios bajos y dólar barato y están al borde de la ruina.

En parte, la apreciación del peso se debe a la gran cantidad  de divisas que están entrando por dos conceptos: venta de materias primas que han subido de precio (minerales) y la inversión extranjera que las multinacionales están realizando el sector minero.

Esa ingente inversión extranjera de la que presume el gobierno va dirigida casi exclusivamente a explotar nuestros recursos naturales más no a fortalecer la industria local, por lo que al final nuestra economía se basará casi exclusivamente a la explotación minera y no a la generación de valor agregado en producción industrial, que es lo que quedará cuando quienes vinieron a vaciar nuestras canteras se vayan.

Como los recursos mineros no son infinitos y no son renovables, llegará el momento en que la bonaza minera desaparecerá y sólo quedarán pueblos fantasma sin ningún otra fuente de empleo pues la incipiente incrustaría que hasta ahora ha sobrevivido sucumbirá a la revaluación del peso y a la relegación debido a que los recursos humanos, de logística y e infraestructura le son quitados por  las mineras (ya nadie quiere trabajar e invertir sino en el sector minero que ofrece grandes dividendos temporales).

Cualquier economista o no economista comprende el riesgo de la política económica y de desarrollo seguida  por el gobierno pero aun así se sigue adelante sin importar más que unos buenos resultados macroeconómicos a corto plazo aunque ello signifique más desempleo y más pobreza.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.