La opinión del Auditor o Revisor Fiscal con respecto a la premisa de NEGOCIO EN MARCHA (1)

Si bien es cierto que la finalidad del proceso de auditoría que realiza un revisor fiscal es dar una opinión sobre la razonabilidad y fiabilidad de la información que contienen los estados financieros, es necesario mirar la metodología con que se llega al dictamen.

La planeación de la auditoria como una de las etapas para una buena metodología de auditoria, invita a analizar los posibles riesgos que se podrían presentar en la empresa como el fraude, errores, y riesgos inherentes al negocio y sus implicaciones a la continuidad de la empresa a futuro. Es aquí donde entra a jugar un papel importante la hipótesis de negocio en marcha sobre la cual se deben preparar los estados financieros; consiste, según la norma, en que la gerencia debe evaluar la capacidad que tiene la empresa de seguir en funcionamiento por lo menos doce meses siguientes a la fecha sobre la cual se informa, sin limitarse a este periodo de tiempo.

Así mismo el revisor fiscal en su proceso de auditoría debe revaluar y discutir la evaluación de la gerencia sobre la continuidad del negocio en marcha, y si el auditor considera de acuerdo a sus procedimientos de auditoría que la evaluación de negocio en marcha por parte de la gerencia no es adecuada, este emitirá una opinión desfavorable en su informe. En estos casos el auditor deberá tener sumo cuidado a la hora de abordar la hipótesis de negocio en marcha. A continuación, se abordarán algunas situaciones en las que sería importante analizar muy bien las implicaciones de emitir un juicio a priori sin examinar el trasfondo del suceso:

  1. Una empresa que por muchos años ha operado con un cliente que representa el 80% o más del total de sus ventas.

En primera instancia el juicio del auditor podría concluir que la utilización de la hipótesis de negocio en marcha de la empresa no es adecuada por existir tal incertidumbre de importancia relativa. En eso estamos de acuerdo, ahora preguntémonos: ¿Qué consecuencias podría tener la empresa si el auditor opina desfavorablemente ante tal situación? Sin duda la relación de la empresa con sus stakeholders podría verse seriamente afectada en forma negativa, lo que sin duda sumaría más puntos porcentuales a la probabilidad de cese de funcionamiento de la empresa. Esto sería la chispa que encendería un fuego sin control, sería mostrarle el camino al riesgo para que se materialice por sí solo.

En estos casos, el auditor debe eliminar todo pensamiento cuadriculado y superficial frente a situaciones meritorias de un minucioso cuidado, para no ser el artífice indirecto de una situación desfavorable que afecte negativamente a la empresa y en últimas a la sociedad. Una situación negativa que puede no materializarse según el concepto y la experiencia de la parte administrativa conocedora por muchos años del funcionamiento del negocio.

A raíz de esto le queda al auditor como responsabilidad evaluar muchos aspectos de la mano con la Gerencia como el entorno general y específico, aspectos del negocio, entre otros., para lograr llegar a un dictamen acorde con la realidad del negocio.

Por otro lado, no debemos olvidar que, aunque el auditor no haga alusión a incertidumbre alguna con respecto a la continuidad de la empresa en funcionamiento, esto no es garantía de que continuará en marcha el negocio a futuro, debido al riesgo de auditoria que siempre está implícito y a la imposibilidad del auditor de predecir hechos o situaciones futuras. (NIA 570, apartado 7)

Continuaremos con este tema de gran Importancia: La Hipótesis de Negocio en Marcha en Auditoria o Revisoría Fiscal.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.