La pérdida de la confianza por parte del empleador no constituye justa causa para despedir al trabajador

Según el diccionario de la Real Academia Española, la “confianza” se define como la “Esperanza firme que se tiene de alguien o algo. Seguridad que alguien tiene en sí mismo(....)..” Y según el “Diccionario de uso del Español” de María Moliner es la “Actitud o estado de confiado. Actitud hacia alguien en quien se confía (....)”.

De tiempo atrás ha adoctrinado la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia que por ser el contrato de trabajo un vínculo intuitu personae, es decir, por las cualidades de la persona, la confianza, es un elemento constante y presente en cualquier relación laboral”. Y eso es así, dado que en  todo trabajador, independientemente del cargo que desempeñe o de la labor que realice, el empleador deposita “un mínimo de confianza que responde a las exigencias de lealtad, honradez, aptitud y demás calidades derivadas de la especial naturaleza del contrato” .

Y prosigue la Corte: 

“Por sabido se tiene que la relación laboral entraña vínculos que no se contraen o condensan exclusivamente a sus efectos puramente materiales, sino que también se extienden a los de orden moral y ético, los cuales, a la vez, imponen el cumplimiento de las recíprocas obligaciones de manera fiel y de forma que de plano excluya la posibilidad que entre las partes se genere un ambiente de desconfianza u otras situaciones que, sin hesitación alguna, van a afectar el normal y armonioso desarrollo de lo convenido. En ese horizonte parece ser que no resulta sensato pensar que un contrato de trabajo, con independencia de la calidad del trabajador,  se pueda ejecutar en debida forma cuando brilla por su ausencia, precisamente, el fundamental elemento de  confianza.

Sin embargo, por la misma dinámica del trabajo es posible que durante la ejecución del contrato de trabajo se presenten  ciertas situaciones susceptibles de minar o afectar la confianza de que normalmente disfruta todo trabajador por parte de su empleador. Y  está visto que en el contexto de la relación laboral a la confianza se le ha reconocido tal importancia, que cuando ésta se fractura o resquebraja, la continuidad del contrato de trabajo comienza a percibirse insostenible, a tal punto que muchos empleadores optan en esos casos por deshacerse del trabajador bien sea despidiéndolo o conciliando la terminación del vínculo jurídico.

Y si bien es cierto la confianza es un elemento indispensable para que la relación fluya y genere un buen clima laboral, la pérdida  de la misma no ha sido reconocida por la ley como justa causa de terminación del contrato, y por tanto, el despido que se sustente en la pérdida de la confianza no exonera al empleador del deber de pagarle al trabajador la correspondiente indemnización.

Lo anterior significa que frente a cada caso en particular habrá que dirigir la atención hacia el hecho que generó la pérdida de la confianza, y sólo si éste es de conformidad con la ley habilitante del despido, podrá el empleador proceder a terminar el contrato de trabajo sin que sea menester el pago de la  indemnización que tarifa la ley para cuando el despido se produce sin justa causa.

En esos casos la causa del despido será el hecho grave  realizado u ocasionado por el trabajador, pero no la pérdida de la confianza que tal hecho generó.

Y por lo mismo, habrá casos en que a pesar de que la confianza se haya fracturado y diluido por culpa del trabajador, la relación laboral deba  mantenerse  debido a que el hecho que ocasionó esa fuga de la confianza carece de la entidad y el alcance suficientes para servir de justa causa del despido. Desde luego que en esa eventualidad al empleador le queda la opción de acudir al despido asumiendo el pago de la respectiva indemnización.

Así pues, la pérdida de la confianza por sí misma no sirve de estribo al despido.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

3 Opiniones
  1. jorge jimenez dice:

    buena tarde soy electricista laboraba en una empresa el la cual llevaba 18 meses en mi sitio de trabajo se desaparecieron unas lamparas y pues en principio no dijeron nada pasado un tiempo segun la empresa nos hicieron un descuento atres de los trabajadores entre esos me encontraba yo bueno ascedimos al descuento entonces despues nos dijeron que nos enviarian al poligrafo yo llame a mi jefe y le dije que yo ascedia a la pruebe pero que entonces si resultaba negativo me debolvian mi plata y me dijo que no que de igual forma me descontaban bueno fui a la prueba de poligrafo y pues los nervios me traicionaron y por dos preguntas de cuatro que me hicieron respecto al robo de las lamparas me despidieron pero pues resulta que me sitaron a la oficina y sin mas me dijeron que no habia mas trabajo para mi yo le explique a mi jefe que no fui yo que se robo las lamparas pero pues el me dijo que simplemente ya no mas a mi no me hicieron descargo no me dieron una carta de despido nada yo no me robe nada y eso me tiene muy afectado ya que claramente la pruebe de poligrafo no es una prueba contundente para que me despidieran otra cosa a mis otros compañeros no los mandaron a pruebe de poligrafo ni nada por el estilo que puedo hacer en este caso ya que no quiero que mi nombre quede en entre dicho quisiera que me ayudaran ya que ellos solo se valieron de esa prueba para despedirme y aparate me dijeron que lo que me correspondia de liquidacion se quedaban con ello por pago de las lamparas no tengo trabajo en este momento y estoy cargado de deudas gracias

    • Manuel Bobadilla Romero dice:

      A todas luces todo el proceso desde el descuento hasta la cancelación del contrato esta viciado de nulidad, debe demandar para que le haga la devolución del descuento que le hicieron por las lamparas, y segundo reclamar la indemnización.

  2. francisco dice:

    Mi pregunta es la siguiente. Últimamente en mi empresa se estas haciendo las cosas mal. Tipo cuadrantes de trabajo. Favoritismos. Poner turnos a personas allegadas.en fin cosas no legales. Yo por mi parte reclamo mis derechos como trabajador y no les sienta muy bien q digamos. Y creo o pienso q cono últimamente están haciendo despidos por falta de comfianza. Mi pregunta es; en el caso de ser despedido por falta de confianza sin motivo y sin poder juztificar la empresa ese despido. Podría un juez ordenar el reingreso a mi puesto de trabajo. O solo a que se me indemnice.? Gracias

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.