La prima de riesgo parece perpetuar la crisis de deuda de algunos países

La prima de riesgo es la responsable directa de la tasa de interés que un país debe pagar por su deuda soberana, y dicha prima de riesgo parece ser la responsable de  la crisis de deuda que sufren algunos países.

Quien debe mucho y tiene poco para pagar representa un alto riesgo y por consiguiente su prima de riesgo es alta, y como consecuencia de ello los intereses que debe pagar por el endeudamiento es elevado, situación que se convierte en un círculo vicioso que profundiza aún más la crisis, puesto  que si un país ya tiene dificultades para cubrir sus compromisos financieros, al tener que pagar más intereses no se hace más que empeorar el panorama,  lo que a su vez incrementa la prima de riesgo. Un círculo malévolo y ascendente sin fin.

Los beneficiados de este asunto son los países que tienen una prima de riesgo menor, quienes por el contrario entran en un círculo virtuoso sin fin que los aleja cada día más de los empobrecidos con prima de riesgo alta.

Los países con una prima de riesgo baja por lo general son los que financian a los países con una prima de riesgo alta por lo que cobran muchos intereses. Un gran negocio que seguramente querrán perpetuar.

A su vez, esos países con prima de riesgo baja se financian con intereses muy bajos, vamos, al estilo del sistema financiero colombiano que se financia a interés bajo y presta plata a los clientes a intereses alto y remunera los depósitos de los clientes con intereses irrisorios. Negocio redondo que nadie quiere ni se atreve a tocar.

Por ejemplo, y a manera de ilustración, Alemania se financia con intereses muy bajos para luego financiar a España con intereses muy altos, y esa diferencia de intereses representa un margen de ganancia enorme que va descapitalizando y empobreciendo a España a un rito lento y constante, por lo que se puede asumir que Alemania no tiene ningún interés en solucionar la crisis de deuda de países como España, Irlanda, Italia o Grecia, pues estos países, sometidos bajo el imperio de la deuda, le representa a los alemanes un flujo constante de capital por concepto de intereses, y ese es sólo uno de los beneficios, puesto que  junto a la deuda caminan imposiciones que benefician a empresarios e inversionistas alemanes que compran a precio de feria las empresa estatales que ellos mismos obligan a privatizar, entre otras concesiones que logran los acreedores fuertes frente a países con economías débiles. El expolio, aunque disimulado o camuflado, es aterrador en números reales.

La prima de riesgo se ha convertido pues en una herramienta para que los países más ricos se lucren a costa de los más pobres, situación que viven hoy la mitad de los países europeos y que durante décadas han vivido los países de América latina, África y gran parte de Asia.

Las deudas de muchos países son impagables, pero ello no importa y le siguen prestando más, pues el negocio no está en un día cobrar la deuda sino en el capital que diariamente le reportan los elevados intereses que están firmemente amarrados a la famosa prima de riesgo, arma económica letal.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.