La razón de ser de las sociedades offshore

Las sociedades offshore que se crean en paraísos fiscales o países de baja tributación tienen como fin disminuir la carga tributaria que los inversionistas suportan en un país determinado, aunque los gobiernos afirman que su razón de ser no es otra que evadir impuestos. Ello es cuestión de interpretación.

Un país que impone una carga tributaria del 45% o más a sus contribuyentes naturalmente que empuja a los empresarios a buscar alivios de alguna forma, pues hay que reconocer que no es agradable trabajar para entregarle a otro la mitad de lo que se ha ganado con sudor  y lágrimas, máxime cuando ese otro se roba la plata descarada e impunemente como sucede en nuestra querida Colombia. Gastarse billones de pesos para comprar votos y ganar unas elecciones para luego recuperar esa plata esculcando los bolsillos de los ciudadanos trabajadores no hace gracia a nadie.

Pero el objetivo de esta nota no es tratar de justificar la evasión, elusión o planificación fiscal, o como se le quiera llamar. La finalidad es exponer cómo se utilizan las sociedades offshore  para disminuir el pago de impuestos, y trataremos de explicarlo de una forma muy simple.

[Leer Inversiones offshore y Cuentas Offshore]

Las sociedades offshore se utilizan principalmente para triangular operaciones comerciales con el fin de conseguir que el mayor beneficio se genere y se quede en el territorio con menor carga tributaria, lo cual redunda en un menor impuesto.

Supongamos que una empresa en Colombia importa productos de USA por 100.000 millones de pesos que luego vende en 150.000 millones de pesos,  arrojando  una utilidad bruta de 50.00 millones de pesos. Mucha plata pa  mermelada…

Lo que la empresa en Colombia o en cualquier país del mundo hace es crear una sociedad offshore en algún paraíso fiscal y esa empresa importa los productos de USA para luego revendérselos a su empresa en Colombia con un menor margen de ganancia. Supongamos que la sociedad offshore igual compra 100.000 millones de pesos a USA, pero luego los vende a la empresa Colombiana en 140.000 millones y esta a su vez los vende en 150.000 millones de pesos, de tal manera que la empresa colombiana sólo tendrá un utilidad bruta de 10.000 millones (algunos son más atrevidos y terminan generando  pérdidas).

Esta sencilla triangulación genera un gran beneficio con un mínimo riesgo, puesto que todo se hace de forma legal y además la sociedad offshore a pesar pertenecer a los mismos dueños, pasa desapercibida debido al anonimato y a la privacidad que garantizan los paraísos fiscales.

Por supuesto que existen maniobras y estrategias mucho más elaboradas y menos santas que son utilizadas con el mismo fin, y con peores fines como el lavado de activos provenientes de actividades criminales.

Estas estrategias por supuesto no están al alcance de cualquier empresa o persona, sólo de quienes tienen grandes capitales, y ello explica en parte por qué en cada reforma tributaria se le aprieta el cinturón a la clase media y se le afloja a los ricos, pues el gobierno sabe que si acosa mucho a los que tienen grandes capitales estos alzarán vuelo con su dinero mientras que la clase media no tiene otro camino que quedarse en el país trabajando para pagar impuestos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.