La realidad de las NIIF en Colombia (1)

En nuestro país a raíz de los Estándares Internacionales de Información Financiera, estamos pasando de una Contabilidad tradicional que para muchos ha sido una Contabilidad de “Teneduría de Libros y  Contabilidad Fiscal” solamente para el tema de pago de impuestos, pero no ha sido un tema tan trascendental para la Toma de Decisiones Empresariales, ahora con esta actualización, es la obligación, mostrar la realidad financiera de las empresas, no solamente quedarse, en lo meramente tributario, que en muchas ocasiones significa:  adecuar, maquillar, o manipular los datos y las cifras, y muchos Contadores y Revisores Fiscales, prestándose para esas maniobras no adecuadas, que las conocen las Entidades de Control, La Dian, Los bancos, y todos, pero que a veces no se hace mucho por cambiar esta  realidad.

La invitación en este tema es abrir nuestras mentes, dejar de lado esa resistencia al cambio que es característica en el ser humano, y saber que el mundo cambió, se globalizó, y que hay unos Estándares Internacionales, un idioma universal que ya en la mayoría de los países, más de 120 países del mundo, aplican, permiten, aceptan las NIIF, se habla de un idioma Internacional mundial Estándar.

Colombia debe adecuarse, a pesar de que algunos críticos han dicho: No, es que las empresas son muy pequeñas, no participamos en el contexto internacional y demás; Es una visión a veces un poquito estrecha sin pensar en crecimiento y demás, pero la realidad es que esto es por Ley, va a haber sanciones, y  que va a ser muy pronto, 2017,2018, la Reforma Tributaria, entonces la invitación es a adecuarse a prepararse a no rechazar más este cambio por rechazarlo, tiene sus cosas buenas.

Todo cambio implica salir de la zona de confort, pero hay que hacer este esfuerzo cambiar, adecuarse, a esta nueva normatividad y verle el lado positivo. He sostenido que las NIIF, son sencillas, son fáciles de aprender, de estudiar, de entender, tienen mucho de sentido común, una lógica, que cuando ya uno las comienza a manejar descubre que con lo que tenemos ahora, nuestra normatividad contable, hay un avance grande, que los que nos corresponde es adecuarnos, hacer los cambios a la nueva normatividad, pero no son muchos se los aseguro y lo decimos con conocimiento de causa en nuestra firma.

 

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. Sr.HIniciado dice:

    Interesante, admirable y, desde luego, respetable opinión la que expone nuestro amigo Luis Raúl Uribe Medina. Hay que reconocerle que tiene razón en todo.
    *El mundo se globalizó;
    *Las maniobras no adecuadas de muchos empresarios y negociantes son conocidas por entidades financieras y de control;
    *Debemos cambiar nuestra forma de pensar;
    *Etc., etc., etc.
    Pero entonces...
    ¿Por qué no suceden o se dan los tan anhelados cambios profesionales?
    ¿Por qué seguimos actuando profesionalmente como si nada sucediera en el resto del planeta?
    En lo personal pienso que somos víctimas de varias anclas de mucho peso tradicional.
    -Mala educación (desde el hogar porque ya no están los padres para formarnos, hasta la posgraduación donde se han evidenciado -incluidos algunos congresistas- compra de notas, títulos, plagio de tesis, etc.).
    -Cultura evasiva (evadimos desde hacer una fila, pasando por los impuestos, hasta nuestras más sagradas responsabilidades).
    -Corrupción en el sector público y privado -también, indudablemente- (Sobornos, coimas propinas, sobrefacturación, subfacturación, sin facturación, etc.).
    -Absoluta carencia de conciencia y responsabilidad políticas (no hacemos uso del sagrado derecho al voto; elegimos siempre a los mismos ineptos de siempre; formamos parte de las comitivas de sancochos, almuerzos, agasajos y homenajes de nuestros gamonales o 'líderes' de provincia).
    -Total indisciplina social (no aceptamos que hay que hacer una fila; que hay que pagar el Transmilenio; que una cosa encontrada en la calle tiene dueño, etc.)
    -La noción de respeto se ha perdido (creemos ser 'abejas', ventajosos, sin escrúpulos, con malicia indígena, tránsfugas).
    El triste resumen es que lo que malentendemos como nuestra idiosincrasia colombiana, nos está matando lentamente.
    Porqué una o varias leyes financieras rigurosas podrían hacer la diferencia si -muy guardadas las proporciones y en aras de ejemplificar el proceder social-, ya tenemos leyes penales que protegen (en el imaginario colectivo) la vida, la mujer, el menor, el adulto mayor, en general la condición del ser humano, los animales, etc., pero muy por el contrario todos los días escuchamos noticias de asesinatos de personas, mujeres maltratadas o abusadas, niños víctimas de los más atroces vejámenes hasta ser asesinados, adicionando que muchas veces los causantes de estos males son beneficiados con aquel supuesto de "no representan peligro para la sociedad" o con veredictos condenatorios cuya pena es "arresto domiciliario" o lo que es peor aun, dejados en libertad, pero "vinculados a la investigación" (como si se fuera a quedar esperando sentados a que fueran por ellos).
    Así las cosas, ¿qué Ley puede hacer o impedir que no se roben el IVA?
    ¿Cuál norma es tan severa que impide que se roben el presupuesto de la infancia de la Guajira para que los pequeños aborígenes Wayuus de la península mueran de hambre y desnutrición?
    ¿Qué autoridad es tan capaz y severa para detener e impedir el contrabando, el testaferrato, el enriquecimiento ilícito o el lavado de dinero (todos los anteriores delitos exponen el ejercicio profesional no solo de los contadores, sino de cualquier individuo incurso en este tipo de conductas)?
    ¿Alguna autoridad de vigilancia y control tiene la capacidad y el conocimiento suficientes para detectar, detener, evidencia, acusar, juzgar y condenar a las empresas o negocios dedicados al cobro de intereses de usura (vendedores de vehículos, casas de empeño y oficinas crediticias) o a los prestamistas 'gota a gota'?
    ¿Alguna entidad del estado es la suficientemente capaz de vigilar, controlar y meter en cintura a los constructores irregulares de inmuebles (especialmente) que mueven incalculables fortunas (casi siempre por debajo de la mesa) en pequeñas municipalidades en los alrededores de nuestras ciudades capitales, haciéndole el quite a las licencias de construcción, sin emplear ni ingenieros calculistas, ni arquitectos, ni ningún profesional idóneo en la materia, empleando, eso si, insumos chinos de contrabando y de la más mala calidad, la peor mano de obra de que se tenga conocimiento respecto a calidad, evadiendo casi en su totalidad las cargas impositivas (tasas, contribuciones, etc.), porque venden por 500 ó 700 UM lo que en documentos base de impuestos queda declarado por 50 ó 100 UM?
    ¿Quién se le mide a poner en evidencia, controlar, sancionar o cerrar a todos aquellos negocios que cínicamente le preguntan al cliente "¿necesita factura?"; o que expidiendo factura se roban el IVA facturado (talleres mecánicos, mercados de barrio, subdistribuidores de licores y cerveza, etc.)?
    Amigo Luis Raúl, estamos frente a un mal endémico; vivimos en el santuario de la mala fe y las malas costumbres; hay un alto grado de pobreza en el ejercicio profesional de gran parte de nuestros egresados de la educación superior (incluidas las especializaciones, maestrías y hasta algunos doctorados).
    Hay un camino largo por recorrer, pues si las NIIF exigen la total transparencia de empresas y negocios, el absoluto profesionalismo y las mejores prácticas en el ejercicio profesional, pensaría que podemos estar al final de la fila (Colombia y unos cuantos) para iniciar el recorrido al soñado y anhelado paraíso de las prácticas contables y financieras de absoluta confiabilidad.
    Muy seguramente, y soy testigo de ello, empresas nacionales (y multinacionales con sede en nuestro territorio) tradicionalmente responsables y serias, ya han recorrido exitósamente parte del sendero hacia ese grado de confianza que la sociedad en general desea depositar en la información financiera y sus efectos en la toma de decisiones de toda la comunidad usuaria de la misma. Lamentablemente, y hay que decirlo, no son la gran mayoría, porque prefieren seguir siendo 'abeja$', ventajo$a$, ine$crupulo$a$, trán$fuga$ y haciendo u$o de la "malicia indígena" (perdón a mis compatriotas indígenas por el mal uso de esas dos palabras) mientra$ que el medio ambiente y el entorno así se lo permitan!

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.