La recuperación de una deuda deducida previamente por incobrable constituye renta líquida

Cuando el contribuyente recupere una deuda que previamente fue deducida del impuesto de renta por considerarse como manifiestamente pérdida, constituye renta líquida en el año en que ocurra la recuperación.

El artículo 146 del estatuto tributario permite al contribuyente deducir deudas de sus clientes (cartera) que se considere como manifiestamente pérdidas en los términos del mismo artículo y del artículo 79 del decreto reglamentario 187 de 1975.

Esa deducción por supuesto que disminuye la renta líquida del contribuyente, de manera tal que si en el futuro recupera esa deuda o cartera, o parte de ella, ese valor se considerará renta líquida, que es la misma renta líquida que se disminuyó por cuenta de la deducción.

Al respecto dice el artículo 82 del decreto 187 de 1975:

La recuperación total a parcial de la deuda cuya deducción se hubiere obtenido por considerarla manifiestamente perdida o sin valor constituye renta líquida en el año en que se produzca.”

Aunque es improbable que se recupere una deuda que fue calificada como incobrable, si es que la califiación se hizo correcta y estrictamente, de suceder, debe ser declarada no como ingreso sino como renta líquida, y se aplicará la tarifa del impuesto de renta vigente en el año de recuperación.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.