La renta presuntiva

Todos los que trabajamos día a día con el tema de los impuestos, en algún momento hemos liquidado la renta presuntiva, en el impuesto sobre la renta y complementarios. Ahora bien, en múltiples ocasiones cuando liquidamos al sistema de renta presuntiva estamos sesgados en simplemente afirmar que se trata del 3% sobre el patrimonio líquido del año anterior, restándole el valor patrimonial de las acciones en sociedades nacionales o el valor patrimonial de los bienes de empresas en periodo improductivo.

No obstante, al determinar la renta presuntiva puede existir la posibilidad de que se presente una oportunidad de planeación tributaria. Veamos el motivo.

El artículo 189 del estatuto tributario señala:

Art. 189. Depuración de la base de cálculo y determinación.

Del total del patrimonio líquido del año anterior, que sirve de base para efectuar el cálculo de la renta presuntiva, se podrán restar únicamente los siguientes valores:

  1. a) El valor patrimonial neto de los aportes y acciones poseídos en sociedades nacionales;
  2. b) El valor patrimonial neto de los bienes afectados por hechos constitutivos de fuerza mayor o caso fortuito, siempre que se demuestre la existencia de estos hechos y la proporción en que influyeron en la determinación de una renta líquida inferior;
  3. c) El valor patrimonial neto de los bienes vinculados a empresas en período improductivo;
  4. d) A partir del año gravable 2002 el valor patrimonial neto de los bienes vinculados directamente a empresas cuyo objeto social exclusivo sea la minería distinta de la explotación de hidrocarburos líquidos y gaseosos;
  5. e) Las primeras diecinueve mil (19.000) UVT * de activos del contribuyente destinados al sector agropecuario se excluirán de la base de aplicación de la renta presuntiva sobre patrimonio líquido;
  6. f) Las primeras ocho mil (8.000) UVT del valor de la vivienda de habitación del contribuyente.

Al valor inicialmente obtenido de renta presuntiva, se sumará la renta gravable generada por los activos exceptuados y este será el valor de la renta presuntiva que se compare con la renta líquida determinada por el sistema ordinario.

PAR. El exceso de renta presuntiva sobre la renta líquida ordinaria podrá compensarse con las rentas líquidas ordinarias determinadas dentro de los cinco (5) años siguientes, reajustado fiscalmente.

Como se resalta, la posibilidad de detraer algunos factores de la base de la renta presuntiva es optativa y discrecional del contribuyente. Esto tiene su fundamento en uno de los apartes finales que manifiesta que al valor obtenido de la renta presuntiva se sumará la renta gravable generada por los activos exceptuados.

Para comprender mejor, veamos un ejemplo.

Un contribuyente obligado a liquidar renta presuntiva tiene los siguientes datos.

Patrimonio Bruto: $500.000.000.

Patrimonio Líquido: $380.000.000

Sin embargo, dentro de su patrimonio bruto esta incluidas unas acciones que ascienden a $20.000.000. Dichas acciones generaron unos dividendos gravados de $45.000.000. Para haya el valor patrimonial de las acciones de  debe dividir el patrimonio líquido entre el patrimonio bruto lo que nos da un porcentaje del 76%.

En ese sentido la renta presuntiva excluyendo dichas acciones y sin excluirlas, sería la siguiente:

Como se puede observar, dependiendo de los dividendos que generen las acciones, en un momento determinado puede ser más favorable para el contribuyente optar por no excluir el valor patrimonial de las acciones, y con eso evitará tributar por el sistema de renta presuntiva. Para un análisis más completo el ejemplo de debe comprender entendiendo que por el sistema ordinario, dichos dividendos deberán tributar. Así el beneficio real es que tenemos una renta ordinaria de $45.00.000 y no de $55.944.000 (al excluir las acciones).

Esta es una forma en la que el contribuyente dentro de la legalidad, puede planear sus impuestos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.