La Responsabilidad Contractual y Extracontractual

Desligados los conceptos de CULPA y RESPONSABILIDAD, retomando aquel como una subjetiva “omisión de conducta” u “omisión del deber de cuidado”, y esta como un objetivo incumplimiento de las obligaciones o cuidado al hacer o decidir algo”, nos ocuparemos de la clasificación mayormente significativa de la responsabilidad.

La Responsabilidad Contractual

Cuántas veces hemos escuchado que “el contrato es ley para las partes”, y cuantas otras nos cuestionamos frente al real significado y alcance de la expresión; pues bien, teniendo por base que un Contrato no es más que un acuerdo o compromiso por el que dos o más intervinientes se obligan recíprocamente a respetar y cumplir una serie de condiciones, entendemos que de esta forma la palabra empeñada, escrita o no, se convierte en un código de conducta que debe ser escrupulosamente seguido por quienes convinieron en su estructuración.

De esta forma, la inejecución o ejecución imperfecta o tardía de las obligaciones estipuladas en un contrato válidamente celebrado, constituye fuente de responsabilidad privada, tanto de lo expresamente convenido, como a lo derivado de las consecuencias que en silencio de las partes, la ley disponga para ello,  limitada a los intervinientes del contrato y únicamente respecto de los perjuicios nacidos de ese negocio en particular.

La Responsabilidad Extracontractual 

Delictual o aquiliana, es aquella que no tiene origen en un incumplimiento contractual, sino en un “hecho jurídico”, ya se trate de un hecho delictuoso en materia penal, o culposo de carácter civil, que produciendo un daño, compromete los derechos absolutos de la víctima (a la propiedad, la vida, al honor, la salud, , -por citar algunos ejemplos-) el cual debe ser resarcido, de tal forma que, el daño cuyo resarcimiento se persigue, debe estar originado en la intención positiva tanto de causar un perjuicio, o causado este, por la omisión o incumplimiento del deber de cuidado.

Podemos citar como referencia de este tipo de responsabilidad, los daños causados en accidente de tránsito.

Principales diferencias entre la responsabilidad contractual y extracontractual 

Quizás la principal diferencia radica en la carga de la prueba, pues en la responsabilidad derivada de un contrato, el contratante cumplido no está obligado a demostrar la culpa del incumplido, ya que ésta se presume en tanto el segundo no demuestre que su incumplimiento o el atraso no le son imputables, por caso fortuito o fuerza mayor; en cambio, en la extracontractual, es la victima la obligada a  demostrar no solo el daño causado, sino la relación de causalidad entre el hecho y el daño, así como los perjuicios ocasionados por el daño.

La responsabilidad contractual puede ser restringida, aunque con excepciones, mediante una cláusula limitadora o excluyente de responsabilidad; la extracontractual al no provenir de contrato alguno, no prevén estas limitaciones documentales, aunque si pudieran presentarse hechos de compensación que la aminoren o compartan con la víctima.

La responsabilidad contractual, proviene exclusivamente de un hecho propio atribuible al contratante incumplido, en tanto la responsabilidad extracontractual, puede provenir por un hecho propio; o bien, por una conducta de otro, o por hecho ajeno, cuyo autor no ha tenido ninguna relación jurídica previa con la víctima.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.