La Responsabilidad Social Empresarial o Corporativa –RSE-

Partiendo del principio básico en cuanto que la RESPONSABILIDAD es OBJETIVA, circunscrita al  “ cumplimiento de las obligaciones o cuidado al hacer o decidir algo”, bastante tinta se ha vertido en el desarrollo de este tema considerado por algunos como mera moda, y por otros como un velo de distracción de las verdaderas responsabilidades colaterales de la empresa, con lo que, sin pretender tomar partido en ninguna escuela, nos limitaremos a exponer algunas impresiones en las cuales consideramos pudiere estar fincada.

Superado el concepto que el fin único de la empresa era generar utilidades, aunque en un principio, pareciere no muy claro, por RSE, se ha pragmatizado, un nuevo modelo de gestión empresarial de “hacer negocios basados en principios éticos y de apegado a la ley”, de tal forma que, la primera inquietud que nos asaltaría, es si antes, los negocios se hacían sin importar la ética y el apego a la legalidad.

Más no es así, no obstante la RSE no ser una cultura de la filantropía, esto es, no  persigue que las empresas se conviertan en portentos del altruismo,  si implica que adopten una postura directa, activa y responsable en torno al impacto de sus operaciones, de tal forma que integrando de adentro hacia fuera, el respeto por las personas (accionistas, empleados, contratistas, colaboradores, proveedores, clientes, competidores, organismos de control, etc.), los valores éticos (honestidad, confianza, lealtad, credibilidad, equidad, responsabilidad, solidaridad, entre otros), la comunidad y el planeta,  “…sean sustentables en lo económico, lo social y lo ambiental, reconociendo los intereses de los distintos grupos con los que se relaciona, buscando la preservación del medio ambiente y la sustentabilidad de las generaciones futuras…” independientemente del producto o servicio que ofrezca, del gremio al que pertenezca, de su tamaño, composición e incluso, nacionalidad.

Aunque es marcada incluso una injerencia gubernamental para la asunción de prácticas y políticas responsables mediante incentivos diversos a través de certificaciones, el  compromiso del sector empresarial como tal, aun en nuestro medio, es netamente voluntario sin generar más expectativa que el propio mejoramiento interior y no pueda ser exigido o compelido de forma alguna, si, se erige como un diferenciador de conducta que aunque no lo parezca, el ausculto ojo del ciudadano del común, y porque no del mismo medio, detecta con facilidad las empresas que solo lo asumen como una mera promesa y cuales realmente lo empoderan plenamente como una actitud permanente de responsabilidad, con las eventuales consecuencias que en uno u otro caso, eventualmente pudiera representar.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.