La reubicación laboral no puede desmejorar las condiciones salariales del trabajador

Una reubicación laboral de un trabajador puede ser  darse después de un período de incapacidad temporal de origen laboral o según orden de un médico especialista en Medicina Laboral, cuando al trabajador se le haya realizado un seguimiento previo a su condición de salud y ha recuperado su capacidad para regresar a la empresa a cumplir con sus funciones o ha sido dictaminado con una incapacidad permanente parcial, por lo que, su empleador lo debe reincorporar al cargo que desempeñaba antes del inicio de la incapacidad o en cualquier otro en el cual pueda prestar sus servicios. Antes de esto, el empleado deberá colocar  en conocimiento al empleador de su actual estado de salud, entregando soportes de  los dictámenes y recomendaciones médicas, en donde se especifiquen todas las condiciones que se requieren para reubicarlo en un cargo diferente al que ocupaba, el cual debe adaptarse a sus capacidades y aptitudes, por lo que la empresa debe evaluar el cargo que se adapte a estas condiciones sin que se le desmejore la  remuneración salarial que recibía anteriormente, lo que quiere decir que ésta debe ser igual o superior pero nunca inferior.

Frente a este tema, la corte constitucional mediante varios fallos ha indicado los siguientes criterios mínimos que se deben considerar antes de determinar si una reubicación es viable:

(i) Gozar de todos los beneficios que se desprenden de la ejecución de su trabajo;

(ii) Permanecer en su cargo mientras no se configure una causal objetiva que justifique su desvinculación;

(ii) Desempeñar trabajos y funciones acordes con sus condiciones de salud que le permitan acceder a los bienes y servicios necesarios para su subsistencia;

  • Obtener su reubicación laboral en un trabajo que tenga los mismos o mayores beneficios laborales al cargo que ocupaba antes, es decir, de ninguna manera el nuevo cargo podrá derivar en la violación de su dignidad o en la afectación de su derecho fundamental al mínimo vital;
  • Recibir la capacitación necesaria para el adecuado desempeño de las nuevas funciones;

Obtener de su empleador la información necesaria en caso de que su reubicación no sea posible, a fin de que pueda formularle las soluciones que estime convenientes.

En conclusión, los criterios y presupuestos señalados anteriormente se encuentran afincados en el respeto de la dignidad humana y la materialización del principio de solidaridad, sumado a la necesidad de efectivizar las normas constitucionales y legales que protegen la estabilidad laboral reforzada de la población discapacitada, la cual tiene derecho a trabajar en condiciones de igualdad; lo anterior con el supremo fin de procurar disminuir el difuso proceso de exclusión y marginación que debe padecer, para así tratar de aminorar la carga que implica soportar su discapacidad."

Teniendo en cuenta lo expuesto, el empleador debe tomar las acciones que se requieran para que al trabajador reubicado se le garantice no solo las condiciones adecuadas para laborar si no  que su ingreso recibido no afecte lo que devengaba antes de la incapacidad y menos su mínimo vital.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.