La trampa de las rebajas y descuentos

Para nuestras finanzas personales, las rebajas y descuentos suelen ser una autentica trampa de la que deberíamos huir, o por lo menos, actuar con cautela ante ellas.

Las rebajas nos la presentan como un gran negocio, como una gran oportunidad, y si bien ello puede ser cierto, pueden llevarnos a comprar cosas que no necesitamos, o que son prescindibles.

Las rebajas y los descuentos son válidos cuando se ha estado planeando una compra, puesto que en la planeación de las compras se debe contemplar las rebajas, para hacer las compras sólo cuando exista una rebaja o descuento importante. Esa es una de las ventajas de la planeación.

Pero si la rebaja o descuento nos hace realizar compras improvistas, no planeadas y seguramente no necesarias, entonces son una trampa que nos hace gastar más de la cuenta y que son nocivas para nuestras finanzas personales.

En nuestro presupuesto personal siempre debe haber una partida para “imprevistos”, pero esa partida no debería gastarse en aprovechar rebajas y descuentos, pues una rebaja suele ser una excusa perfecta para comprar algo prescindible, y hasta innecesario en lo absoluto.

Hay que tener presente que el objetivo que el comerciante tiene en mente cuando otorga rebajas o descuentos, no es otro que hacerse a nuestro dinero, y no debemos hacerle fácil la consecución de su objetivo.

La rebaja sólo es un buen negocio cuando se compra algo que en realidad necesitamos, o que hemos querido comprar deliberadamente y no impulsivamente, de lo contrario no deja de ser una trampa que afecta gravemente nuestras finanzas.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.