La valorización es un impuesto que se impone para pagar las obras que deberían construirse con los demás impuestos

El impuesto de valorización es un impuesto que muchos consideran injusto por cuanto con él se busca la financiación de obras públicas que deberían ser pagadas con los múltiples impuestos generales que ya pagamos.

Los colombianos cargan  con una excesiva carga tributaria como es el impuesto de renta, el de Iva, el de Ica, el predial, el de consumo, y unos cantos más que permiten al gobierno recaudar ingentes cantidades de recursos que se suponen deberían ser suficientes para financiar las obras públicas que la ciudanía requiere para trabajar adecuadamente y así obtener los ingresos que le permitan pagar dichos impuestos.

El impuesto de valorización equivale a que el estado le diga al ciudadano: págueme en impuestos el 50% de lo que usted se gana y si quiere carreteras por donde transitar, pues páguelas usted mismo.

En efecto, el ciudadano de a pie se ha visto obligado a pagar de su bolsillo obras públicas que se supone el estado debería proveer porque son obras elementales y esenciales para la ciudadanía. No se trata de lujos ni suntuosidades por la que será éticamente aceptable pagar por ellas.

El argumento del estado es que no hay plata para construir las obras que la gente demanda. ¿Entonces dónde han ido a para los ingresos por impuestos? La respuesta es obvia y  no habrá necesidad de escribirla aquí.

De otra parte, el impuesto de valorización además de ser injusto, y hasta inmoral, es inequitativo por cuanto por lo general no consulta la capacidad de pago del contribuyente. Se le cobra hasta quien no tiene con qué pagar.

Han existido  casos por ejemplo el de  un anciano de estrato cero que tiene una casa de bahareque sin servicios públicos,  y  tiene la mala suerte  que le construyan una autopista por el frente de su casa y el estado (Instituto Agustín Codazzi) ha argumentado que el avalúo catastral de su predio ya no es de $3.000.000 sino de $150.000.000 y le cobra un impuesto de valorización de 5.000.000 y le incrementa el impuesto predial en un %5.000 con el cuentico de que su choza ahora vale más.

Aunque el  ejemplo es extremo, sirve para ilustrar las arbitrariedades que el estado se permite con el impuesto de valorización que ha dejado sin comida y sin medicinas a decenas de miles de familias en todo el país. ¿No indigna que a una familia que devenga un salario mínimo le llegue un cobro por valorización de $3.000.000?

Y para más…. (Sustituya los puntos suspensivos con la palabra que mejor describa su sentimiento) hay que pagar peajes para pasar por la carretera que el mismo ciudadano ha pagado dos y más veces para que la construyan.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.