La vena rota del IMAN

Algunos consideramos que la reforma tributaria inicialmente propuesta por el gobierno nacional, claramente tenia coherencia, sin embargo el trámite legislativo de una reforma tributaria no deja de ser asombroso. Es lamentable que persones con poco conocimiento del derecho tributario tomen decisiones tan importantes en nuestro país.

Hoy en día, los empresarios y en general los contribuyentes pagan por tener en sus filas al mejor tributarista que descifre el punto de quiebre de las medidas fiscales. Entre estos encontramos algunos que están empecinados en buscarle el quiebre al IMAN.

Ya en días pasados el mismo director de la Dian ventilo como algunos  contadores, abogados, y en general personas relacionadas en el mundo de los tributos ofertan servicios para eludir el CREE a través de repos. Hoy Gerencie.com quiere hacer un llamado a cordura. Ya veremos porque.

Originalmente la reforma tributaria, haciendo referencia a la publicada en la gaceta 666 de 2012 contemplaba en el artículo 8 contemplaba  un IMAN para los trabajadores por cuenta propia y específicamente para los rentistas de capital, el propuesto artículo 260-36 establecía:

Artículo 260-36. Impuesto mínimo alternativo nacional “IMAN”. El impuesto mínimo alternativo “IMAN” correspondiente a la renta líquida gravable de las personas naturales colombianas, de las personas naturales colombianas, de las personas naturales extranjeras residentes en el país, clasificadas en la categoría de trabajadores por cuenta propia y rentistas de capital, es el determinado en la tabla que contiene el artículo 260-16.

Es decir asimilaba las tarifas del IMAN de los trabajadores por cuenta propia a los rentistas de capital. Por arte de magia, ya en la reforma definitiva, los rentistas de capital no quedaron sujetos al IMAN y simplemente siguen determinado sus rentas por el sistema ordinario.

Esta situación lleva a que personas que simplemente no deseen quedar enmarcadas en el IMAN pongan en circulación en el mercado de valores unas pocas acciones de tal suerte que se rompa la regla del 80% para no ser ni trabajadores por cuenta propia ni empleados y así determinar sus rentas por el sistema ordinario.

Esa es la vena rota del IMAN, sin duda ese no era el objetivo como lo demostramos con el proyecto de ley radicado, pero es una muestra de cómo el legislativo moldea normas tributarias a sus intereses.

Una pregunta interesante seria ¿Quién fue el culpable de que este hecho fuese así? Sin duda identificarlo implicaría declararlo apátrida, pues no son pocos los recursos del estado que se dejaran de recaudar, porque estas medida no las usan ni los tenderos ni los taxistas, sino los amigos del congresista.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.