Las compras reales realizadas a un proveedor ficticio o insolvente no se pueden deducir

Cuando un contribuyente realiza compras a un proveedor que ha sido declarado ficticio o insolvente, no podrá tratarlas ni como costo ni como deducción, así sean compras reales.

Algunos contribuyentes han interpretado que la sanción contemplada por el artículo 671 del estatuto tributario aplica únicamente frente a las compras ficticias, pero en realidad aplica para cualquier compra o gasto relacionado con el proveedor ficticio o insolvente.

El artículo 671 del estatuto tributario encierra dos sanciones: Al proveedor que incurre en las causales que le merecen ser declarado proveedor insolvente o ficticio, y al tercero que hace negocios con él, al no reconocérsele las compras o gastos. Veamos lo que dice la norma:

“Sanción de declaración de proveedor ficticio o insolvente. A partir de la fecha de su publicación en un diario de amplia circulación nacional, no serán deducibles en el impuesto sobre la renta, ni darán derecho a impuestos descontables en el impuesto sobre las ventas, las compras o gastos efectuados a quienes el administrador de impuestos nacionales respectivo, hubiere declarado como:

a) Proveedores ficticios, en el caso de aquellas personas o entidades que facturen ventas o prestación de servicios, simulados o inexistentes. Esta calificación se levantará pasados cinco (5) años de haber sido efectuada.

b) Insolventes, en el caso de aquellas personas o entidades a quienes no se haya podido cobrar las deudas tributarias, en razón a que traspasaron sus bienes a terceras personas, con el fin de eludir el cobro de la Administración. La Administración deberá levantar la calificación de insolvente, cuando la persona o entidad pague o acuerde el pago de las sumas adeudadas.

La sanción a que se refiere el presente artículo, deberá imponerse mediante resolución, previo traslado de cargos por el término de un mes para responder.

La publicación antes mencionada, se hará una vez se agote la vía gubernativa.”

La ley claramente dice que no serán deducibles las compras realizadas al contribuyente declarado como proveedor ficticio o insolvente, y no precisa que esa limitación sea aplicable únicamente  a las compras ficticias, pues para estas ya el artículo 647 contempla una sanción.

Naturalmente que se trata de una sanción que en muchos casos puede ser injusta, por cuanto el estado ha impuesto al contribuyente la obligación de ejercer control y fiscalización a terceros, y  aunque la Dian haya publicado en un periódico a esos proveedores ficticios o insolventes, obliga a los contribuyentes a que se pongan en el trabajo de investigar si la persona a la que le pretenden comprar algo, es o no un proveedor ficticio, y para ello tendría que revisar  un sin número de periódicos viejos sin tener garantía de encontrar la respuesta correcta, proceso que podría simplificarse si en el portal de la Dian se publicara dicho listado, pero aunque allí aparece un link llamado “Proveedores Ficticios”,  al momento de escribir esta nota no llevaba a ninguna parte.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. JUAN RUA MARTINEZ dice:

    De acuerdo con su esencia jamás podría efectuarse compras reales a proveedores ficticios.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.