Inicio » . Por » (16 / 06 / 2013 )

Las condiciones para el éxito empresarial

Alrededor de los resultados que está presentando el sector empresarial, es importante reflexionar sobre el hecho que se hace cada vez más evidente, en el sentido de  que solo prosperan las empresas cuyo desarrollo se basa en una fuerte innovación tecnológica y alta productividad generada por esa innovación, y en un manejo  profesional con herramientas muy desarrolladas y especializadas, basadas en sistemas de información computarizada.

El negocio al estilo antiguo, por olfato e intuición del empresario tradicional y manejado por él mismo, haciendo de todo, y por lo tanto de tecnología dura y blanda elemental, ira desapareciendo hasta extinguirse o quedar como negocio de subsistencia mínima.

El olfato, el empuje y la intuición continuarán siendo absolutamente indispensables pero también absolutamente insuficientes, lo que no ocurría antes. La educación formal intensa en temas de gerencia y administración,  y la especialización técnica, son una necesidad, que entre otras cosas, cuesta mucho.

He ahi un gigantesco problema social y económico, y un área de reto donde el apoyo estatal es vital, en vez de dedicarlo a subsidiar la operación tradicional de sectores tambien tradicionales, cuyos directivos poco reconocen que la realidad los ira haciendo desaparecer si no generan internamente un revolcón.

El surgimiento de muchas Instituciones como el horriblemente monopolístico, anquilosado y burocratizado SENA y un vuelco efectivo en la relación entre profesionales y técnicos y tecnólogos – que el gobierno pregona pero de hecho limita  – son una necesidad imperiosa.

Lo es también la asociación con quienes sin lugar a duda generan y poseen la tecnología,  a los que nunca, nunca alcanzaremos, a pesar de todos los Colciencias, Colfuturo y Phds a cuya formación el gobierno, con una visión miope,  prácticamente obliga a la Educación Superior atraves del Ministerio de Educación y sus políticas, en mucho copiadas de otras culturas y muy inconsecuentes con la realidad Nacional.

El drama social y económico que la extinción de los métodos de producción tradicionales genera, reflejado en el empleo, es gigantesco y  más clara es la inmensa dificultad de las empresas por conseguir personal con capacitación básica para trabajar en ellas, situación concomitante con un alto desempleo. Otro reto para el Estado: como apoyar el reentrenamiento efectivo, y una realidad incontrovertible y dolorosa: eso, masivamente, es un imposible.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.