Las deducciones deben tener relación de causalidad con la actividad productora de renta, no con los ingresos

El artículo 107 del estatuto tributario señala claramente que las expensas necesarias son deducibles siembre que tengan relación de causalidad con la actividad productora de renta que realice el contribuyente, más no que tenga relación de causalidad con los ingresos, asunto un tanto diferente.

No se trata, como muchos funcionarios de la Dian han interpretado, que el gasto deba tener relación de causalidad con el ingreso, es decir, que se debe demostrar que un gasto generó o derivó en un ingreso en un periodo gravable determinado, ya que no es lo que el legislador quiso, y además no corresponde a la realidad económica, por cuanto hay gastos que sólo generan ingresos en un futuro, muchas veces lejano, o gastos que incluso nunca generan ingresos, y bajo esa interpretación dichas erogaciones no serían deducibles. Ello equivaldría a no poder deducir el pago que se hizo a un empleado para que consiguiera clientes y no consiguió ni uno solo.

La sección cuarta del Consejo de estado en sentencia 19019 del 2 de mayo de 2013 con ponencia de la magistrada Carmen Teresa Ortiz abordó con claridad esta situación:

Al respecto, la Sala considera que la relación entre las sumas pagadas por concepto de asesoría y los ingresos obtenidos por el contribuyente no es un requisito exigido por la norma. El artículo 107 del Estatuto Tributario exige relación de causalidad entre el gasto y la actividad productora de renta. Esto, sumado a que en la práctica resulta casi imposible establecer una correspondencia estricta entre el pago de una asesoría y los ingresos que se producen como consecuencia de la misma, lleva a la conclusión de que, a diferencia de los costos, en los que existe una clara relación entre la suma pagada y el bien adquirido o producido, en las deducciones, esa relación es sumamente difícil tanto de establecer como de cuantificar. Frente a, por ejemplo, una asesoría sobre estrategias para conseguir nuevos clientes, ¿cómo saber a ciencia cierta cuántos de los nuevos clientes se lograron gracias a dicha asesoría y cuántos eran producto de la dinámica normal de la empresa? Además, la asesoría puede producir efectos inmediatos o puede demorarse un tiempo prolongado en hacerse efectiva. Por esa razón, el artículo 107 del Estatuto Tributario no exige que las expensas deban tener relación de causalidad con los ingresos, sino con la actividad productora de renta.

Lo anterior resulta evidente por cuanto un gasto, así tenga relación de causalidad don el objeto social de la empresa, no garantiza que puede generar un ingreso, y  aunque lo generara, puede resultar imposible demostrarlo.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.