Inicio » Impuestos. Por » (24 / 03 / 2013 )

Las empresas de servicios no tienen costo presunto

Normalmente algunas empresas tiene por costumbre no identificar plenamente sus costos y deducciones como legalmente deben ser, es decir que se ajusten cuando menos al artículo 107 del Et,  y cumpliendo con las formalidades del articulo 771-2 Et. Sin embargo el estatuto tributario contemplo que para los contribuyentes que por una u otra razón sus costos no sean reales  o no se conozcan directamente mediante pruebas de orden eterno o externo; La Dian y específicamente el funcionario pueden dar aplicación a un costo estimado y presunto en los términos del artículo 82 ibídem.

El  artículo  dispone lo siguiente:

“ARTICULO 82. DETERMINACIÓN DE COSTOS ESTIMADOS Y PRESUNTOS.  Cuando existan indicios de que el costo informado por el contribuyente no es real o cuando no se conozca el costo de los activos enajenados ni sea posible su determinación mediante pruebas directas, tales como las declaraciones de renta del contribuyente o de terceros, la contabilidad o los comprobantes internos o externos, el funcionario que esté adelantando el proceso de fiscalización respectivo, puede fijar un costo acorde con los incurridos durante el año o período gravable por otras personas que hayan desarrollado la misma actividad del contribuyente, o hayan hecho operaciones similares de enajenación de activos, atendiendo a los datos estadísticos producidos por la Dirección General de Impuestos Nacionales, por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, por el Banco de la República, por la Superintendencia de Industria y Comercio, por la Superintendencia de Sociedades u otras entidades cuyas estadísticas fueren aplicables.

 Su aplicación y discusión se hará dentro del mismo proceso.

 Si lo dispuesto en este artículo no resultare posible, se estimará el costo en el setenta y cinco por ciento (75%) del valor de la respectiva enajenación, sin perjuicio de las sanciones que se impongan por inexactitud de la declaración de renta o por no llevar debidamente los libros de contabilidad.”

La norma habla de “enajenación”, lo que a juicio de la Dian[1] y del Honorable consejo de estado implica una transferencia de dominio un bien tangible.

Ahora bien, la sentencia 17845 de 2012 con ponencia del Magistrado Hugo Fernando Bastidas en ese mismo sentido en dos de sus apartes aclara:

“No obstante, la Sala reitera que el artículo 82 del E.T. se previó, exclusivamente, para estimar el costo de los activos enajenados. Adicionalmente, precisa, que en la medida en que haya pruebas aportadas por los contribuyentes para la determinación de los costos, éstas deben ser objeto de valoración.”

..”Con fundamento en los hechos que aparecen probados en el expediente, la Sala considera que no era pertinente aplicar al caso concreto el artículo 82 del E.T., puesto que la empresa se dedicaba, mayoritariamente, a la prestación de servicios. Y, como se precisó, el artículo 82 del E.T. permite estimar el costo pero de los activos enajenados, no de los servicios prestados”. (Subrayado fuera de texto)

Los posiciones expuestas no dejan asomo de duda, las empresas de servicios No tiene costos estimados y presuntos, la duda que genera entonces es ¿acaso no existe un axioma que dice que no se puede obtener ingreso sin incurrir previamente en un costo? Esta es una de las cosas que si deberían tratarse en una reforma tributaria, pues no es pocas ocasiones el principio de capacidad contributiva es pasado por alto o reducido simplemente al análisis sobre los contribuyentes y no sobre los elementos del tributo dentro de un sistema complejo como lo es el tributario.

[1] Concepto 48461 de 2002 Dian.

Temas relacionados

Opinar o comentar (Recuerda que somos de Colombia)

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.