Las personas naturales en el impuesto a la riqueza

El nuevo impuesto a la riqueza, de conformidad con el proyecto de ley 134 de 2014, señala quienes son los catalogados como sujetos pasivos, dentro de los cuales encontramos a las personas naturales:

Artículo 292-2. Impuesto a la Riqueza - Sujetos Pasivos. Por los años 2015, 2016, 2017 y 2018, créase el Impuesto a la Riqueza a cargo de las personas jurídicas, naturales y sociedades de hecho, contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios. Salvo las excepciones previstas en los tratados internacionales, las personas naturales, nacionales o extranjeras, que no tengan residencia en el país, son contribuyentes del Impuesto a la Riqueza, respecto de su riqueza poseída en el país, independientemente de que dicha riqueza sea poseída directamente o indirectamente a través de establecimientos permanentes en el país.

Con lo cual, se pensaría que la totalidad de las persona naturales serían sujetos pasivos, sin embargo, seguidamente el artículo 2 del proyecto de ley señala quienes no son contribuyentes del impuesto a la riqueza, de la siguiente forma:

ARTÍCULO 2. Adiciónese el Artículo 293-2 al Estatuto Tributario, el cual quedará así:

Artículo 293-2. No Contribuyentes del Impuesto a la Riqueza. No son contribuyentes del Impuesto a la Riqueza de que trata el artículo 292-2 las personas naturales y las sociedades o entidades de que tratan los artículos 18, 18-1, el numeral 1 del artículo 19, los artículos 22, 23, 23-1, 23-2, así como las definidas en el numeral 11 del artículo 191 del Estatuto Tributario.2

Tampoco son contribuyentes del impuesto las entidades que se encuentren en liquidación, concordato, liquidación forzosa administrativa, liquidación obligatoria o que hayan suscrito acuerdo de restructuración de conformidad con lo previsto en la Ley 550 de 1999, o acuerdo de reorganización de conformidad con la Ley 1116 de 2006 y las personas naturales que se encuentren sometidas al régimen de insolvencia…”

Con lo cual han surgido inquietudes en relación con las personas naturales.  Una lectura rápida y superflua del artículo, nos señalaría que las personas naturales no serían contribuyentes del impuesto a la riqueza.

No obstante, esta lectura no es acorde con la motivación de la ley, donde se observa de plano, que el objetivo es gravar con el impuesto a la riqueza a las personas naturales.

El problema radica en hacer referencia a las personas naturales en función del artículo 18 y 18-1, pues estos artículos contemplan a los consorcios y uniones temporales y a los inversionistas de capital extranjero de portafolio, lo que llevaría a pensar que las personas que conformen consorcios o uniones temporales,  no sería sujetas del impuesto a la riqueza.

Sin embargo, se debe entender que los consorcios y uniones temporales no serían contribuyentes del impuesto a la riqueza sin consideraciones de las personas naturales que lo conformen.

No siendo así con lo señalado en el artículo 18-1 donde de forma expresa y de conformidad con la motivación de la ley señala que los inversionistas de capital exterior de portafolio no serán sujetos pasivos del impuesto a la riqueza.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.