Las posturas de poder

Este es el truco de vida más barato y menos tecnológico que encontrará: Las posturas de poder.

Las posturas de poder son aquellas poses en la que se trata de tomar una posición de confianza. Incluso en aquellas circunstancias en las que, por alguna razón, no se sienta seguro de sí mismo, este tipo de posturas le harán lucir más dominante.

La psicóloga social Amy Cuddy obtuvo excelentes respuestas cuando dio una conferencia durante el TEDGlobal 2012 sobre las evidencias científicas detrás de las poses de poder. Su estudio demostraba que pararse o sentarse de cierta manera (aunque sea por dos minutos) incrementa los niveles de testosterona y reduce la hormona cortisol, considerada como la hormona causante del estrés.

Tomar estas posturas por unos minutos produce cambios inmediatos en su química corporal que pueden afectar la manera en que hace su trabajo e interactúa con otras personas. Incluso podrían tener un impacto en sus probabilidades de éxito.

Qué son las poses de poder

Las poses de alto poder tratan de "abrirse", dice Amy Cuddy. Expanden su cuerpo para tomar cuanto más espacio sea posible. Esto tiene una funcionalidad parecida en el mundo animal. Cuando los primates se sienten poderosos, expanden sus pechos para verse más grandes. En los seres humanos, esto ocurre de igual manera.

Las personas asumen posiciones de poco poder cuando se sienten vulnerables, amenazadas o vencidas. Se cierran, se envuelven con sus brazos y encogen las rodillas.

Las poses de poder producen cambios significativos e inmediatos en su química corporal. Después de sólo dos minutos en una pose de poder, sus niveles de testosterona se incrementan en un 20%. También provocan que sus niveles de cortisol, la hormona del estrés, bajen, lo que le permite manejar mejor las situaciones estresantes.

Las poses de alto poder y de bajo poder tienden a complementarse en ciertas interacciones: una persona está al mando y la otra no. Cuando observamos a un líder poderoso (un presidente) hablando con otro de más bajo rango, solemos ver cómo el primero de ellos “gana terreno”, mientras que el segundo se encoge en su posición.

Intente mantener una pose de poder durante un par de minutos cada día, hágalo de forma natural hasta que su cuerpo se acostumbre. Pronto notará cómo también cambia su estado de ánimo.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.