¿Las propiedades horizontales son responsables del impuesto a la riqueza?

En cuanto a este particular ente jurídico, conviene recordar que el artículo 1 de la ley 675 de 2001 dispone que “la presente ley regula la forma especial de dominio, denominado propiedad horizontal, en la que concurren derechos de propiedad exclusiva sobre bienes privados y derechos de copropiedad sobre el terreno y los demás bienes comunes, con el fin de garantizar la seguridad y la convivencia pacífica en los inmuebles sometidos a ella, así como la función social de la propiedad”.

A su turno el artículo 33 de esa misma ley contempla que “la persona jurídica originada en la constitución de la propiedad horizontal es de naturaleza civil, sin ánimo de lucro. Su denominación corresponderá a la del edificio o conjunto y su domicilio será el municipio o distrito donde este se localiza y tendrá la calidad de no contribuyente de impuestos nacionales, así como del impuesto de industria y comercio, en relación con las actividades propias de su objeto social (…)”.

En ese orden, el artículo 186 de la ley 1607 de 2012 “las personas jurídicas originadas en la constitución de la propiedad horizontal que destinan algún o algunos de sus bienes, o áreas comunes para la explotación comercial o industrial, generando algún tipo de renta, perderán la calidad de no contribuyentes de los impuestos nacionales otorgados mediante el artículo 33 de la Ley 675 de 2001.

Los ingresos provenientes de la explotación de los bienes o áreas comunes no podrán destinarse al pago de los gastos de existencia y mantenimiento de los bienes de dominio particular, ni ningún otro que los beneficie individualmente, sin perjuicio de que se invierta en las áreas comunes que generan las rentas objeto del gravamen.

PARÁGRAFO 1o. En el evento de pérdida de la calidad de no contribuyente según lo dispuesto en el inciso primero del presente artículo, las personas jurídicas originadas en la constitución de la propiedad horizontal estarán sujetas al régimen tributario especial de que trata el artículo 19 del Estatuto Tributario.

PARÁGRAFO 2o. Se excluirán de lo dispuesto en este artículo, las propiedades horizontales de uso residencial".  (Resaltado por fuera del texto)

Para efecto del impuesto a la riqueza, consagra el artículo 292-2 que ese tributo estará a cargo de “(…) 1. Las personas naturales, las sucesiones ilíquidas, las personas jurídicas y sociedades de hecho, contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios.

Referido al anterior gravamen, el artículo 293-2 indica queno son contribuyentes del Impuesto a la Riqueza de que trata el artículo 292-2 las personas naturales y las sociedades o entidades de que tratan los artículos 18, 18-1, el numeral 1 del artículo 19, los artículos 22, 23, 23-1, 23-2, así como las definidas en el numeral 11 del artículo 191 del Estatuto Tributario. Tampoco son contribuyentes del impuesto las entidades que se encuentren en liquidación, concordato, liquidación forzosa administrativa, liquidación obligatoria o que hayan suscrito acuerdo de restructuración de conformidad con lo previsto en la Ley 550 de 1999, o acuerdo de reorganización de conformidad con la Ley 1116 de 2006 y las personas naturales que se encuentren sometidas al régimen de insolvencia”.

De los referentes antes aludidos, resultaría claro que las propiedades horizontales  de uso residencial no serían sujetos pasivos del impuesto a la riqueza; ello, toda vez que acorde a lo dispuesto en los artículos 33 de la ley 675 de 2001 y 186 de la ley 1607 de 2012 seguirán conservando su calidad de no contribuyentes de los impuestos nacionales.

En concordancia con lo dicho, bien podría aunarse que las citadas propiedades horizontales se encontrarían – por tanto – dentro de las entidades no contribuyentes de que trata el artículo 23 de E.T.; y que siendo así, no serían  responsables del impuesto a la riqueza, porque expresamente así lo indica la relación contenida en el artículo 293-2 del E.T.

Ahora bien, situación diferente comportan las propiedades horizontales diferentes a la residenciales, porque siendo contribuyentes del régimen tributario especial (por disposición del artículo 186 del E.T.), serán – en consecuencia – sujetos pasivos del impuesto a la riqueza.

No obstante, para muchos lo antes mencionado puede ser desvirtuable, porque – según su teoría – si bien las propiedades horizontales enmarcadas dentro de lo señalado en el artículo 186, de la ley 1607 de 2012, son contribuyentes del régimen especial, también sería de concluir que tales personas jurídicas podrían encasillar dentro de las entidades sin ánimo de lucro (ESAL) enunciadas  en el numeral 1 de artículo 19 del E.T.

Sustenta la expuesta posición, que las propiedades horizontales se encuentran contenidas dentro del grupo de las “las corporaciones, fundaciones y asociaciones sin ánimo de lucro” de que trata el mencionado numeral 1 del artículo 19; y que, en ese contexto, estarían dentro de los no obligados al impuesto a la riqueza enunciados en el artículo 293-2 del E.T.

Al respecto, es debido expresar la particular discrepancia, en relación con la esbozada posición, por cuanto no se considera que las propiedades horizontales puedan enmarcarse dentro de la connotación de ninguna de las mencionas ESAL, y menos aún que tales propiedades pudiesen cumplir con las puntuales condiciones demandas por ese mismo numeral 1 del artículo 19 del E.T.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.