Las pruebas PISA y nuestro deshonroso ultimo puesto en el tema de educacion financiera

Señora Ministra de Educación ( invitada de piedra a observar lo que deja pasar en su sector sin sonrojarse ), señores secretarios de educación, señores Vicerrectores académicos y directores de programas de economía y administración de nuestras universidades, que pena, que oso, que angustia, que reconocimiento y comprobación de su incapacidad para formar Colombianos en el tema vital para su desarrollo, el campo financiero : ULTIMOS en las pruebas Pisa.

No podia ser de otra manera. Para sobrevivir en esta jungla que se llama mundo, todos, todos, todos, desde el reciclador, el que vende dulces en la esquina, el vendedor multinivel, el padre de familia, el curita y la monjita de la ONG, el militar, necesitan manejar unos conceptos básicos financieros, como por ejemplo, elaboración de presupuestos, determinación de precios de venta en función de los costos y el posible volumen de ventas, dinero a invertir en el inventario, negociación de créditos ( tasas, plazos, etc, ) rentabilidad de su inversión en un cierto negocio comparada con la de invertir en otro negocio, etc.

Definitivamente, eso no forma parte de la "educación" que se imparte, como no forman parte del "currículo" otros temas fundamentales para sustentar la convivencia y el desarrollo personal y social, o si lo forman, son un verdadero ladrillo como curso – somnífero teórico. Nada vivencial, nada practico, nada útil.

Nuestra formación, la que nos imparten los responsables, sigue siendo puramente memorística, acartonada, tradicional, burocratizada, frustrante, inutil y guillotinante de la inmensa capacidad humanas para buscar y lograr su desarrollo.

El resultado de las pruebas PISA, mas que cualquier cosa, es una orden perentoria para que el MEN, máximo orientador del proceso de educación en el Pais, pero también los legisladores, y muy especialmente quienes directamente tienen, tenemos, la responsabilidad de formar Colombianos, hagan algo realmente efectivo para proporcionar a nuestra población la educación que verdaderamente requiere para que ella y el país avancen en el propósito de disfrutar de una calidad de vida digna. Que lo estamos haciendo mal, lo estamos haciendo mal.

En momentos de entusiasmo y lucidez se plantean, muy puntualmente, temas como los de las cátedras de emprendimiento, de la paz, etc, pero nada de fondo, permanente, que corresponda a una política educativa de largo aliento.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.