Las rentas de capital en Colombia

El centro interamericano de administraciones tributarias CIAT, acaba de publicar el libro “la tributación y las rentas de capital en América Latina”[1] las principales conclusiones sobre el caso Colombiano son las siguientes:

  • En realidad, no puede decirse que las rentas del capital se graven, siquiera nominalmente, en Colombia, pues la modalidad correspondiente a las ganancias de capital queda en general fuera del ámbito de sujeción del impuesto.
  • La situación del IR en su conjunto en Colombia es crítica: el impuesto no resiste un análisis riguroso desde cualquier perspectiva y no cumple ninguna de las finalidades que la Hacienda Pública en general atribuye al impuesto.
  • Colombia necesita una profunda reforma de su sistema tributario, tal y como reconocen, incluso, las propias autoridades del Gobierno actual. Es negativo que no se haya podido emprender ya la Reforma Tributaria tantas veces prometida.
  • Asimismo, es preciso replantearse las relaciones entre la Hacienda Central y las municipales, así como la insuficiencia financiera de las provincias.
  • A pesar de algunas mejoras en la organización tributaria y en la aplicación de los tributos, la DINAN tiene importantes debilidades, ya conocidas y testadas que deberían resolverse de forma coordinada con la Reforma Fiscal, por ejemplo, en materia de fiscalización o en el área de la fiscalidad internacional, particularmente, en esta última Colombia no sólo todavía no ha firmado un número suficiente de CDI, sino que sus normas y sus experiencias y técnicas al respecto están poco desarrolladas.
  • La existencia del ICA y la variabilidad del mismo a nivel local genera importantes problemas de superposición de imposiciones, problemas de localización de rentas, evasiones y complejidad.
  • En este contexto, las rentas del capital sufren de problemas particulares, destacando dos en lo que se refiere al IR: proliferación, descontrol y falta de sistemática en los gastos tributarios y ausencia de tributación efectiva en muchas de tales rentas, tanto por el no gravamen, legal o efectivo, de muchas operaciones como por las exenciones a dividendos y otras modalidades de rentas del capital, que deben ser revisados.
  • La futura Reforma Fiscal en Colombia (actual ley 1607 de 2012)  carece de radicalidad y es más un elenco de cambios fiscales que, sin alterar el sistema tributario vigente, proporcionen más recaudación, reduzcan algunas ineficiencias de la aplicación del sistema tributario y mejoren algo su progresividad.
  • Cualquier Reforma Fiscal en Colombia fracasará si, como ha sido la tradición del país, se centra exclusivamente en las cuestiones legales y no entra en una reforma significativa de la DINAN. (DIAN)

Quizás estos sean los elementos necesarios  para la reforma estructural de la cual todos hablan desde hace ya dos décadas. Todos estos temas, la reforma al ICA, la reforma a la estructura organizacional de la Dian, La fiscalización internacional, son elementos analizados de forma superflua en la reciente reforma tributaria.

Por últimos, NO se nos puede olvidar que se desperdició una  oportunidad valiosa para  gravar los dividendos, como lo recomendó la OCDE, aunque fuese a una tarifa irrisoria sin duda esa hubiese sido un gran avance en lo que se refiere a las rentas de capital.

[1] Libros Centro Interamericano de Administraciones Tributarias

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.