LBO (Leveraged Buy Out)

LBO es un acrónimo del termino anglosajón Leveraged Buy Out, también conocido como compra con apalancamiento de activos. Podemos definirlo como la adquisición de una empresa con la participación de terceras partes en la inversión de capital. El principal aval para estos inversores es, generalmente, la propia empresa adquirida y su financiación está basada en el valor de sus activos.

Uno de los ejemplos más sonados en el mercado internacional fue el LBO que se realizó en 2006 con la adquisición de HCA Inc. por parte de Bain & Co., KKR y Merrill Lynch. El coste total de la operación rondó los 33.000 millones de dólares, algo más de 25.000 millones de euros.

El LBO es, por tanto, un método de compra directa de una empresa, como podría ser el MBO o el MBI, con muchos de los beneficios y riesgos de ambos procesos pero con otros tantos exclusivos de este tipo de operación.

Entre las mayores ventajas se encuentran:

- Requiere un capital relativamente bajo

- Para el inversor externo es una forma de mejorar su rentabilidad si se trata de una empresa de su mismo ámbito o, en caso contrario, de ampliar el propio campo de negocios.

- Tanto la deuda generada con la adquisición como los eventuales préstamos que se hayan pedido, son financiados con el propio capital de la nueva empresa o con las ganancias de esta y las anteriores sociedades que se posean.

- La ventaja fundamental de un LBO es que la deuda adquirida es compensada por la porción de acción para el financiamiento, generando una plusvalía prácticamente desde el momento de la compra.

Entre los principales riesgos hay que destacar:

- La gestión posterior de la nueva empresa debe ser fuerte, ya que la nueva adquisición puede provocar un desalineamiento de intereses entre gestores y accionistas.

- No hay que olvidar que la mayoría de las veces, una sociedad que lanza un LBO se encuentra en problemas o es deficitaria. Por tanto, se pueden provocar alrededor de estas empresas una serie de acontecimientos difíciles de manejar, como un clima de recesión o un cambio en el entorno regulador.

- Es fundamental controlar los flujos de fondo, pues estos pueden elevar el coste de la operación hasta un punto en el cual la compra deje de ser rentable.

Se puede concluir, por tanto, que el éxito de un LBO reside en controlar la operación desde una perspectiva global, es decir, en la capacidad de dominar la situación previa, asegurar el proceso y no descuidar la gestión posterior a la compra.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.